Escribo esta columna el 28 de diciembre, día de los inocentes, pero no es ninguna inocentada. Estamos en segunda. Estamos a 5 puntos de la salvación, próximo partido contra nuestros amigos, con los que vamos a perder. Si al Mallorca le da por empatar o ganar en casa del Granada nos vamos a 6/8 puntos de la salvación. Y a ver qué hacen Celta y Leganés, quienes pueden sumar contra Osasuna y Valladolid.

La defensa es un  caos, los errores son innumerables, no tenemos a nadie de arriba que haga gol, las lesiones se suceden y para colmo, traemos a un entrenador culé para que nos salve.

Deberíamos hacer una segunda vuelta de 30 puntos para tener opciones de salvarnos. Lo dicho, estamos en segunda. Podríamos añadir mas historias, en cómo se ha gestionado el fichaje de Abelardo, la estructura del club es difícil de entender, podría añadir que en segunda estamos destinados a desaparecer, etc…

Basta ya de cenizadas. Hasta aquí los dramas, el ponerle pegas a todo y el dejar hundirse en la miseria sin más. ¿Tan fácilmente nos vamos a rendir? ¿Quedando 60 puntos en juego?

Si, somos un club bipolar, capaces de enlazar lo mejor con lo peor, llegar a una final de UEFA y bajar a segunda al año siguiente; ganar la final de la Copa del Rey con goleada y salvarnos ese mismo año de bajar a segunda en el último minuto de Liga.  Hacer una primera vuelta de Champions con un fútbol estratosférico  y hacer una segunda vuelta de pena y de descenso. Luchar en UEFA y ser últimos.  Ganar en una temporada a todos los grandes en casa y no ganarle a nadie más.  Primer motivo para creer: ¿Habremos hecho ya nuestra parte horrible de la temporada? ¡Si y seguro que sí!

Sinceramente, me hubiera gustado que viniera Pochettino, y cerrar así el circulo de hace 10 años. Cuando también olíamos a muerto, tuvimos 3 entrenadores, el ultimo Poche, cuando estuvimos realmente en el abismo, a 8 puntos de la salvación faltando 10 jornadas.  Curiosamente ganamos en el campo de nuestros vecinos del otro lado de la diagonal, 27 años después, estando nosotros en descenso y ellos siendo el equipo que ganaría 6 títulos ese año. ¿Decidme si eso no tiene bemoles? ¿Y por qué no volver a repetir otra hazaña de ese tipo? Si alguien pude, somos nosotros.

Pues bien, Pochettino no ha venido, pero ha venido Abelardo. Para mí, el mejor del mundo en este momento para sacarnos del agujero negro donde estamos. También Pochettino debutó contra nuestros amigos, en su campo, en partido de copa. Acabó 3-2 y ellos pidiendo la hora. No cuento con esos 3 puntos, creo que vamos perder, sinceramente, pero de la misma forma que afirmo eso, creo que nos vamos a salvar.  ¿Y por qué? Porque nos vamos a dejar la pasta que nos tendríamos que haber gastado este verano. Sr. Chen, en el fútbol, la caja es primordial (qué le voy yo a decir a usted, después de todo lo que lleva gastado) pero para trazarse un plan ambicioso de Champions en X años, no se puede pensar en equilibrios presupuestarios tan pronto, hay que seguir creciendo, hay que seguir creando Borjas que dejen plusvalías cada vez mayores (como hizo el Sevilla de Monchi), pero para ello, la plantilla se ha de revalorizar.

¿Hoy Roca cuánto vale? ¿Y el resto de la plantilla?  ¿Cuál es el coste de no ser competitivos? ¿Y el tremendo coste de oportunidad de no tener un killer arriba como Dios manda? Ahora creo que Mr. Chen le ha visto las orejas al lobo.  Por eso confío en que lo que ha de venir va a ser potente, arriba sobre todo.

Pero sinceramente, pienso que faltan un par de ingredientes más para que podamos sacar esto adelante entre todos. Los primeros: los jugadores, una vez puestos en su sitio, corregidos defectos esenciales, reordenado el sistema, e insuflado confianza en futbolistas que el año pasado eran cracks y ahora parecen pipiolos, han de dejarse la vida por este club, por nosotros, porque nosotros somos sufridores, yo diría oprimidos por la tiranía de una ciudad hostil con los espanyolistas, donde estos jugadores deben defender nuestro orgullo.

Y si algo tenemos los pericos es orgullo. Y no nos gusta que nos pisoteen. Tenemos que aguantar las “mierdas” de pseudo-peridodistas  que nos utilizan para salir de su triste anonimato, la humillación e indiferencia  reiterada de la prensa y los políticos. Somos el RCDE de Barcelona, con casi 120 años de historia. Nuestros colores pasan de abuelos a padres y de éstos a nietos; somos la resistencia cojonera que nunca callará, capaz de hacer saltar por los aires una Liga en campo ajeno, capaces de perder dos finales de UEFA en los penaltis. Capaces de bajara a segunda y volver al año siguiente por hasta cuatro veces.

Por todos nosotros, los jugadores tenéis que dejaros el alma. Quizás la exigencia de ganar títulos en nuestro club no sea una condición sine qua non, pero defender nuestro escudo, nuestro orgullo, nuestra historia es defender la memoria de los que nos hicieron blanquiazules, y eso, eso queridos amigos: ni se negocia, ni se mercadea.  Y si queréis un ejemplo, siempre recordaré al gran Joan Golobart, correría el verano del 1986. Nuestro RCDE jugaba en Lloret un amistoso, como cada año gracias al recientemente fallecido,  Carlos Carenzi (Gran Perico y que fue vicepresidente de nuestro club en la época de Meler). Pues bien, yo estaba en las mini- gradas, recuerdo un saque de banda al que se disponía sacar Joan Golobart, alguien de la grada lanzó un improperio contra el propio Golobart y nuestro club. Recuerdo a Golo girarse y defender su honor y el de nuestro club, con los mismos bemoles que lo hacía en el campo. Yo tenía 9 años, casi 10, pero nunca me olvidaré del subidón de orgullo que sentí en aquel momento. ¡Haced que nos sintamos orgullosos de vosotros hoy!

Y el último ingrediente: La unidad.  Solo podremos salir de esta unidos, todos juntos. Dejemos de lado todas las discrepancias; aquí no hay sitio para lamentaciones ni quejas. Ahora no.  Hay que venir al estadio más que nunca, traer a amigos, a esos pericos que solo vienen a partir de las semifinales o cuando nos jugamos algo importante. Pues bien,  ya estamos ahí, nos jugamos mucho en los próximos 20 partidos. Tenemos que acompañar al equipo allá donde se pueda, hay que organizar las famosas caravanas desde el hotel de concentración al estadio. El club ha de poner todos los medios para que seamos muchos en los partidos de casa, y a ser posible, también en los de fuera. Me da igual tragarme los demenciales atascos después de cada partido, que se llene Cornellà-Prat, de blanquiazul y de 21.

En el año 2009 pasó eso, a pesar de jugar en uno de los campos menos propicios del mundo (Olímpico de Montjuic) para fomentar una atmosfera de presión, se consiguió. Y todos empujamos en casa y fuera; con desplazamientos masivos: Soria, Villarreal, Pamplona, Vicente Calderón, etc…

No quiero pensar lo que podría suponer bajar a segunda para nuestro club, así que ni me lo planteo. Lo que si tengo claro es que este 2020 que empieza,  pericos, marcaros a fuego las fechas en las que jugamos.  Acudir al campo debe ser una prioridad en el calendario. Y hay que dejarse la voz. Primera cita, sábado que viene a las 21:00, contra los Shakiros. ¿Hase falta decir nada más, como diría el rubio alemán?

NO SURRENDER!

Carlos Pueyo Melis

Socio 1.834


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre