La Contra Deportiva publica en exclusiva la siguiente entrevista a Francisco Ortega Gil, exfutbolista y gran amigo de Ricardo Zamora. Francisco conoció al legendario portero a los 12 años y, desde aquel momento, su amistad se construyó fortaleciéndose con el paso del tiempo. Ahora, Francisco cuenta para LCD cómo era Zamora y, sobre todo, el gran perico que se hallaba en su persona.

Brian Calvo: ¿Cómo conociste a Ricardo Zamora?

Francisco Ortega: “Nací en un pueblo cercano a Jerez de la Frontera. A los 10 años vine a Barcelona. Tenía 12 años cuando conocí a Ricardo Zamora. Lo conocí en el Espanyol. A partir de aquel momento nos hicimos amigos, me quería mucho, era una gran persona y también tenía mucho carácter. Se encariñó de mí”.

B.C.- ¿Qué aportó Zamora a tu vida?

F.O.- “Siento que tengo dos deudas con Ricardo. Primero me presentó, junto a otros compañeros, al presidente Manuel Meler Urchaga del Espanyol. Zamora creía en mí y pensaba que podía llegar a fichar por el Espanyol. Pero le fallé: José Cano “Canito” fichó por el Espanyol, era líbero y jugaba en una posición similar a la mía. Por eso tiré la toalla y me marché de Barcelona”.

“La segunda deuda es la de su entierro. Zamora murió en septiembre de 1978, pero me fui en 1975 a jugar en distintos equipos de Segunda División. El no poder estar en su entierro es una deuda que siempre tendré con él.

B.C.- ¿Qué es y qué significa Ricardo Zamora para Francisco Ortega?

F.O.- “Para mí era el mejor portero teniendo en cuenta las condiciones en las que se jugaba antes a fútbol. Nació en 1901 y debutó con 15 años en 1916 en el Espanyol. Su padre era médico y quería que su hijo estudiara medicina. Estuvo tres años vistiendo la camiseta blanquiazul y en el 1919 lo fichó el Barça. Estuvo otros tres años y en 1922 volvió al Espanyol. Yo puedo ser del Espanyol al 100%, pero él era perico al 200%”.

B.C.- ¿Cómo consiguió Zamora salir del Barça y regresar al Espanyol?

F.O.- “Es cierto que el Barça le pagaba un poco más respecto a su salario en el Espanyol. Pero aún así pidió más dinero para precipitar su salida. Lo que realmente quería era volver al Espanyol. El Barça no cedió y Ricardo tuvo la justificación para marcharse. Regresó al Espanyol en 1922 hasta el 1930. Después recaló en el Real Madrid”.

B.C.- ¿Por qué tenía Ricardo Zamora ese amor hacia el Espanyol?

F.O.- “Porque era muy humilde. Todo aquel que conocía a Zamora puede hablar maravillas de él. Para todo lo que ha sido en el mundo del fútbol, era una persona muy humilde. Se identificaba con los valores del Espanyol y los representaba al 300%. Quería mucho a sus compañeros en su etapa como futbolista perico, a sus jugadores como entrenador blanquiazul y a la entidad. Tenía la cabeza en su sitio, era demasiado perico. Habiendo estado en el Barça, en el Madrid, en Vigo… siempre pensaba en el Espanyol. Enfrentarse al Espanyol era lo más duro para él. Siendo jugador del Barça, Ricardo Zamora estaba deseando volver al Espanyol”.

B.C.- Actualmente dedicas parte de tu tiempo a cuidar del nicho de Ricardo Zamora. ¿En qué estado te lo encontraste?

F.O.- “Hace aproximadamente un año se fundó la PEÑA 21 LH, es decir, de L’Hospitalet. Junto a un compañero de la peña, fui a ver el nicho de Zamora. Cuando lo vi se me pusieron los pelos de punta. Estaba en un estado lamentable. Desde entonces, los dos nos encargamos de mantenerlo en el mejor estado posible”.

B.C.- ¿Como puedes describir el estado en el que se encontraba el nicho?

F.O.- “Se trata del nicho 1111 de Montjuic. La z girada, la r en el suelo. Estaba en un estado lamentable. A mi me da igual hacerme cargo, pero es una pena que esté así el nicho de una figura como la de Ricardo Zamora. De cara a la galería suceden muchas cosas, pero nadie se preocupa”.

El deterioro del nicho de Ricardo Zamora es muy evidente.

“El contorno del nicho está destrozado. No me cuesta nada ir, pero es inadmisible. No es justo que un perico como Zamora tenga un nicho en tal estado. Porque lo remarco: Ricardo Zamora era un gran perico”.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre