La horrenda polémica generada en torno a la Grada Canito y que dejó fuera a más de la mitad de los miembros de la zona en el pasado encuentro disputado en casa contra el Alavés, podría alargarse en el tiempo si el club no acepta retirar el problemático y afrentoso punto en el contrato de adhesión al sector que hace referencia a la cesión de datos a un fichero policial.

Los jugadores de la primera plantilla del RCD Espanyol son conscientes del asunto, están al día de esta situación y les inquieta. No en vano, ya encontraron a faltar el calor incondicional y habitual que les ofrece la grada de animación periquita en el último partido como locales disputado contra el Alavés. Además, cabe recordar que los capitanes son asiduos usuarios de las redes sociales y este tema ha ocupado gran parte de la actualidad informativa en clave blanquiazul los últimos días.


De hecho según ha podido saber La Contra Deportiva, si en la reunión del próximo viernes entre los representantes de la Grada Canito y Roger Guasch alias “El Soprano”, y nuevo director corporativo de la entidad, no se alcanzara un acuerdo satisfactorio que permitiera que la grada del fondo volviera a estar llena en el próximo partido en el RCDE Stadium los capitanes se plantearían muy en serio tomar la iniciativa de mediar en el conflicto, con la sana intención de que el asunto termine lo antes posible con un final beneficioso para todos y se retome la normalidad en las gradas.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre