Última bala para mostrar la mejoría del equipo. En casa y ante un necesitado Valladolid. El Espanyol empezó con la intención de marcar rápido y a punto estuvo de conseguirlo en tres ocasiones en los primeros quince minutos.

Calleri en dos ocasiones y el monito Vargas en otra fueron los protagonistas de las acciones más peligrosas de los blanquiazules en los primeros minutos. Como siempre, en el fútbol, cuando menos lo parecía llegó el tanto del equipo que estaba siendo menos generoso en ataque.

Una pérdida de Naldo propició dos llegadas claras del Valladolid y en una de ellas, Víctor Sánchez cometió penalti por manos. Míchel no perdonó desde los once metros (min 26) y puso en ventaja a los de Sergio González.

El resultado pudo ser más abultado de no ser por Diego López. El meta gallego salvó en dos ocasiones a tiros de Toni Villa y Sandro Ramírez el segundo tanto pucelano. Descanso 0-1.

Los espanyolistas salieron a por todas en la segunda mitad y encerraron durante buena parte al conjunto vallisoletano. Un nuevo error de Calero dejó al Espanyol con 10 hombres. En la siguiente jugada, Joaquín Fernández marcó de cabeza, pero el VAR invalidó el tanto y el marcador no se movió.

Los de David Gallego lo intentaron con más corazón que cabeza, pero los nervios y la situación que vive el equipo no dejaron desarrollar el fútbol necesario para empatar. Para rematar la mañana, un gol de Óscar Plano en la última jugada selló el 0-2 definitivo.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre