Sin restar mérito a la gran temporada que están realizando Gerard Moreno, David López y el argentino Pablo Piatti, hay un jugador que no recibe tantos elogios cuando está sobre el verde y que ha sido objeto de críticas por parte de algunos sectores.

La importancia de tener un mediocentro de perfil defensivo y destructor es fundamental, en un deporte cada vez más físico y que evoluciona a pasos agigantados. Dominar los espacios, las coberturas y la basculación son elementos claves para equilibrar y dar oxígeno a todo un equipo, y más en un fútbol donde se prioriza el músculo sobre el intelecto. No copan las portadas de los periódicos pero son esenciales para que el equipo tenga el engranaje adecuado y funcione a la perfección. Sino que se lo digan al Leicester City tras la marcha de Kanté.

Javi Fuego llegó a Barcelona sin hacer ruido, siendo un fichaje que dejaba frío e indiferente a muchos aficionados espanyolistas. Debutó oficialmente en la debacle del Pizjuán (6-4) en la primera jornada de Liga, entrando los últimos 21 minutos al terreno de juego. A partir de ese momento, tomó las riendas del equipo en la medular, haciendo el trabajo más oscuro, encadenando una titularidad tras otra. El asturiano jugó todos los minutos desde la segunda jornada hasta la fecha número 23, a excepción de los partidos ante el Madrid, por sanción, y Eibar, por molestias. Ha jugado los noventa minutos en 20 partidos, con un balance de ocho victorias, siete empates y cinco derrotas; en este período el Espanyol ha anotado 22 goles a favor y ha recibido 20 en contra.

Las estadísticas son bien distintas cuando no ha tenido ningún minuto (Madrid, Eibar, Osasuna y Villarreal); cuando ha sido substituido, como en Vigo, o ha salido desde el banquillo como en Sevilla y ante Las Palmas. En estos siete enfrentamientos, el equipo ha obtenido dos victorias, dos empates y tres derrotas. Más allá del resultado final, la cifra de goles resulta muy significativa, pues analizando los números de estos siete encuentros, lo que equivale a un tercio de sus partidos completos, los números demuestran una gran fragilidad defensiva: 16 goles a favor y 18 goles en contra.

Veremos cómo evoluciona el rol de Fuego dentro de la plantilla de Quique Sánchez Flores. Difícil que vuelva a la titularidad después de los últimos partidos y al ver el excelente rendimiento que está dando David López en la medular, además de la buena sintonía entre Diego Reyes y Óscar Duarte.


Comentarios

Comentarios

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre