Roger Requena del Diario Ara realizó una entrevista al exdirector deportivo del RCD Espanyol Jordi Lardín en la que repasa los movimientos de mercado y la situación del club en su estancia en el cargo.

Después de cinco meses cesado en el cargo Lardín está en búsqueda de un nuevo proyecto en otro club. Algunas de las respuestas son de lo más interesante. “Entiendo el cese pero no lo comparto porque Quique fue el entrenador elegido por Ángel Gómez. Mi faena era ayudar al entrenador que estuviera en ese momento. Además, el primer equipo terminó el once y el filial subió”, comenta al ser preguntado por su destitución.

Ante las críticas por la confección de las plantillas de la era Quique se defiende: Mi idea era traer a otros jugadores, pero la situación económica no era la mejor en aquel momento y tuve que intentar hacerlo lo mejor posible. Soy responsable de la llegada de los fichajes de la temporada 2017-18, pero no de la temporada 2016-17″, asegura.


Reconoce que Albiol, Borja Valero, Banega y Mariano “estaban cerrados, pero no había capacidad económica para traerlos, así que optamos por traer a otros jugadores que no tuvieran ese valor, pero que nos pudieran dar un rendimiento óptimo durante la temporada”, comenta.

La falta de portavoces en el club mató las esperanzas e ilusiones de muchos pericos. García Pont y Rousaud no son hombres de fútbol. Hablan bien, son gente con buena palabra e intenciones, pero no son del mundo del fútbol. Entiendo que no están capacitados para hablar de fútbol. Hace falta alguien que sepa hablar de fútbol cuando toca, para que la gente entienda lo que se quiere decir. Es muy importante una persona en el club con la capacidad de hacerlo”, dice Jordi Lardín.

También afirma que hubiera prescindido de Quique cuando llegó la oferta de Inglaterra, a cinco jornadas y con la salvación conseguida no era lo más lógico”, finaliza.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre