Tras la debacle en el RCDE Stadium ante el Betis (1-4) la situación ha llegado al límite. Los jugadores no terminan de mostrar orgullo y compromiso y así es muy complicado sacar adelante un partido en la Primera División española. A raíz de la imagen mostrada por el equipo han llegado los primeros síntomas de alarma y ante ello han aparecido las figuras de Jordi Sabaté y Robert Hernando.

Jordi Sabaté, enfermo de ELA, no pierde su humor ni las ganas de vivir pese a la enfermedad que tiene desde hace años. Es un ejemplo de lucha y sacrifico, así como también Robert Hernando, director de La Contra Deportiva, quien padece un mieloma.

La idea es bien clara: pedir compromiso. Como bien escribe Robert Hernando «demasiada buena vida para tan poca exigencia y, así no se va a ningún buen puerto. La ausencia de ambición sólo conduce al fracaso».

Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorGolpe de realidad (1-4)
Artículo siguienteLa afición se harta de Rufete

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre