Los chicos de la Ju-ju-Juvenil quieren mudar de zona en el estadio. Lo cantan en cada partido. Desde mi localidad les veo animar al equipo incansablemente: ¡Ju-ju-Juvenil!…
Los grupos de animación son fundamentales para crear ambiente en el graderío y por su espíritu animoso y su identificación con los colores deberían recibir, ya de suyo, algunas facilidades por parte del club. Aplauden, brincan y ondean banderas sin desfallecer jamás, aunque el once titular no esté muy inspirado ese día y no dé un pase bueno, circunstancia que, por desgracia, sucede a menudo. Son jo-jo-jóvenes y hay que cuidarlos para garantizar el deseable relevo generacional de nuestra afición.

Me chifla ese grito de Ju-ju-Juvenil, pues me trae a las mientes aquel otro de Ju-ju-Jugoplastika que repetí hasta desgañitarme, como si fuera un hincha más del quinteto croata, entonces yugoslavo, cuando la Jugoplastika de Split liderada por Toni Kukoc le dio matarile al Barça en dos finales consecutivas (1990 y 1991) de la Copa de Europa de baloncesto. Ju-ju-Jugoplastika. Ju-ju-Juvenil.

Sé que entre los dos grupos de animación perica, la Curva y la Ju-ju-Juvenil, no reina un ambiente lo que se dice cordial. Ojalá el tiempo lime esas asperezas y un día no muy lejano podamos disfrutar de una animación entusiasta y bien avenida. Pero hay que ir paso a paso y si los chicos de la Ju-ju-Juvenil creen que, a día de hoy, ejercerían su valiosa función lúdico-festiva mucho mejor en otro emplazamiento en el graderío, cuentan con nuestro total apoyo… y me refiero en particular al de los abonados que accedemos a nuestro asiento por el vomitorio 240-241, sector Prat.

Tienen nuestra simpatía… aunque a veces nos han dado algún que otro disgusto, pero… ¿Qué no se perdona a ese hijo tan querido que comete una venial travesura?… No sabrán nunca los chicos de la Ju-ju-Juvenil lo agradecidos que les estamos de que, al fin, aprendieran a tocar aseadamente el tambor. En esa materia musical progresan adecuadamente. Pero, qué tardes de cefalalgia aguda nos dieron… abollando el bombo a cachiporrazos, sin ritmo alguno, en un desconcierto cacofónico y estridente.
Cuando la Ju-ju-Juvenil se liaba a mamporros con la percusión y subía por la banda Fuentes para mandar un centro demencial a la segunda gradería… aquello sí que era una conjunción planetaria de aúpa, que ríete tú de la de Zapatero y Obama, como dijera aquella gran luminaria de la política que padecimos durante unos años (no recuerdo si Leire Pajín o Bibiana Aido, tanto monta…)

Tampoco un servidor acaba de comprender el diseño de esas banderas que ondean tan alegremente durante el partido los chicos de la Ju-ju-Juvenil. Admito que me gusta una que recuerda a la finlandesa, con una cruz azul sobre fondo blanco. Simpatizo con esa nación báltica por su aguerrida e irreductible resistencia secular al anexionismo ruso, lo mismo bajo los zares blancos que bajo los zares rojos. La bandera, blanca y azul como la nuestra, tiene un pase. Pero las hay más desconcertantes. Sé que son del RCD Español porque las portan nuestros jóvenes fuera del quesito reservado a las aficiones rivales. Si me encontrara con la Ju-ju-Juvenil por la calle enarbolando esas banderas tricolores, azul acero, blanco y negro a franjas verticales, con el formato de la francesa, no sabría qué diantre de bandera son, pues no exhiben nuestros colores tradicionales. No obstante las hay mucho peores: desde mi localidad veo desplegadas algunas estrelladas con burrito… las de esos presuntos pericos, diríase “cripto-culés”, que quieren que nuestro estadio sea una franquicia barata del Camp Nou. Ju-ju-Juvenil…

Javier Toledano Ventosa

Perico de Los Palotes 

Peñista en Doctor Gert

Compartir
Artículo anteriorÁlvaro Vázquez operado con éxito
Artículo siguienteMamadou traspasado. El Espanyol molesto con las formas

6 Comentarios

  1. Si los socios dw abajo no cambian de idea, no hay más que decir.
    Esta Juvenil de espíritu no recuerda la del.90…91…92…en Sarrià donde nos juntamos bajo el nombre de Irreductibles… y lideramos la grada fuese Brigadas…juvenil..cusos etc….
    El gran mérito de la juvenil actual, visto en 1 persona, fue robar a una china una gorra del Far$a del suelo… eso si con gorro de malote pescador.
    Gloria y honor a irreductibles 93…94….. brigadas y juvenil….
    Odio eterno al futbol moderno

  2. Per què no heu publicat el meu comentari d’aquest matí? (no estava en la línia editorial?; estava en català? Ofenia ningú? Si és així, em sabría greu, intento argumentar educadament).

  3. “No obstante las hay mucho peores: desde mi localidad veo desplegadas algunas estrelladas con burrito… las de esos presuntos pericos, diríase “cripto-culés”, que quieren que nuestro estadio sea una franquicia barata del Camp Nou. Ju-ju-Juvenil…”
    Aquest paràgraf és ofensiu i denota que alguns preferirien ser uns pocs centenars, això sí, tots de la mateixa corda. Però us heu pensat en quina divisió jugaríem?
    D’una altra banda: millor burritos que aguiluchos, no creus?
    Quina confusió d’idees (o hauria de dir intent de manipulació?). Es pot ser indepe i de l’Espanyol (cada vegada n’hi ha més), i fatxa i del Barsa, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − Doce =