El entrenador está tensando la cuerda y en el Espanyol están cansados de esperar a la par que decepcionados con su actitud y su manera de obrar en las últimas semanas. Para que el acuerdo pueda darse por cerrado y el técnico se pueda desvincular al cien por cien del Espanyol todavía faltan varios flecos.

La entidad espanyolista necesita que Rubi les haga llegar una carta firmada y que además abone la cláusula en la sede de la LFP (c/Torrelaguna 60). Fuentes del club insisten en la importancia del orden de las operaciones y que necesitan constancia de todas ellas para poder abonar el finiquito correspondiente.

La situación está enquistada en estos instantes, ya que sin la carta de renuncia y el depósito de la cláusula no se puede pagar el finiquito, y por tanto, el entrenador no puede abandonar el Espanyol para seguir su carrera en el Betis.


Desde la entidad reiteran que ante la actitud de Rubi y sus agentes, y su manera de hacer las cosas, el club lo tiene claro: no cederán porque sería incumplir la ley y el contrato en vigor.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre