Que España -en muchos casos- es un gran lío no sorprende ni a propios ni a extraños. Y para muestra la Federación Española de Fútbol. Esa que rige los destinos de nuestro Espanyol y la Selección de todos.

El Vicepresidente de la Federación Española era hasta el pasado viernes Andreu Subies. Su currículum  era alardear de concienciar en favor del separatismo a millones de personas a través de los partidos de la selección autonómica que él organizaba cuando regentaba la Federación catalana. Un tipo que jugaba al despiste cuando le preguntaban sobre si con la declaración de independencia de Puigdemont sacaría a los Clubes catalanes de Laliga. ¡Este señor ha sido Vicepresidente de la Federación ESPAÑOLA de Fútbol! Para que luego digan que España no es inclusiva.


Pues resulta que el directivo renuncia a su cargo después de que la Guardia Civil le acuse de desviar medio millón de euros de la Federación. Supuestamente lo hizo a través de facturas falsas para destinar ese dinero en hacerse una casa y construirse un restaurante. Dice Andreu que se marcha para centrarse en la defensa de su inocencia.

Se aceptan apuestas para cuando  Gerard Piqué y la Monja Caram se solidarizan con Andreu y denuncian una persecución contra Cataluña.

Ya va siendo hora que la Federación Española de Fútbol vuelva a ser una institución respetable y respetada, que supere las décadas de Villar y purgue todo vestigio de supuestos chorizos y probados desleales.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre