Y es que antes de plantearnos criar “pericos” es importante hacer un trabajo de análisis.

La cría de esta especie requiere dedicarles un tiempo extra y unos mimos más allá de los de cualquier otra especie. Una de las condiciones más exigentes a valorar en caso que querer embarcarnos en ello es, sobre todo, estar preparado para saber cómo actuar.

Siempre supe que llevar a buen puerto al perico sería un esfuerzo extra si quería acompañarlo hasta que pudiera lucir sus colores frente a las demás especies.

Y que queréis que os diga, pues me sentí capaz!

Escuchar música durante el embarazo me dijeron que estimulaba la frecuencia cardíaca del feto y la producción de endorfinas en la madre así que mientras los incubé no falté a ninguna convocatoria. Eran tiempos del Estadio Olímpico de Montjuic, cánticos que sonaban suaves, por no catalogarlos de lejanos.

Si consultáis cualquier libro referente a cría comprobaréis que el factor más importante es la socialización, les gusta estar acompañados, en un espacio tranquilo y soleado y a poder ser más ancho que alto ya que vuelan en horizontal.

El ancho del Estadio sin duda cumplía con los requisitos recomendados para la cría, pues ya estaría!

En lo referente a mis endorfinas creo que jamás, desde entonces, he producido al mismo nivel. Se disparaban con solo ver salir a la plantilla, mi admirado capi Tamudo que tantas alegrías me dio, De la Peña, Luís García, mi eterno Jarque, Kameeeeniiiiiii y todos ellos rodeados de otros igualmente inolvidables como Chica, Pareja, Moisés Hurtado, David García, Coro…

Acompañar en el crecimiento a los periquitos es como bien decimos “La força d´un sentiment”.

Hay que explicarles desde pequeños con mucho mimo todo lo que, comparado con la vida misma, implica la elección del blanquiazul.

No tener tanto dinero como otros no nos convierte en menos club igual que en la vida eso no te hace menos persona.

Nuestras jornadas en cada liga son difíciles pero no más que cualquier capítulo en la vida al que tendrán que enfrentarse.

Rendirse aunque corras el riesgo de bajar a segunda jamás será una opción así como en esta vida nadie puede hacerte sentir que juegas en otra liga.

No celebrar tantas victorias como otros no implica fracaso así como en la vida aunque no alcances tus metas no dejas de estar vivo para seguir intentando llegar a ellas.

Que no somos “más que un club” si no “un club más de Barcelona”, que con nobleza el minuto 21 de cada partido rinde homenaje al que fue su capitán y es que en la vida no se puede ser más persona pero sí mejor.

Y con mi alma perica sigo invirtiendo esfuerzos en la cría del “perico” con la esperanza de que un día muestren sus colores por sí solos frente a cualquier águila por grande que parezca.

Carla Vidal

Madre y espanyolista


Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre