El digital Palco23 avanzó las cifras 2017-2018 y algunas previsiones del 2018-2019 del Club. Tiempo habrá de analizarlas. Desde aquí NO nos cansaremos nunca de pedir -una y otra vez, sin desfallecer- que se acierte en el área social. Los socios son la sangre que corre por las venas de nuestra Institución y nos estamos desangrando.

Evidentemente un lunes de noviembre lluvioso a las nueve de la noche es una fatalidad para la asistencia al Estadio. Pero de ninguna manera podemos resignarnos a ser 14.000 valientes. El Estadio radica en una zona densa en población, junto al centro comercial más concurrido de Catalunya y ¡estamos en CHAMPIONS!

En 1.974 un economista norteamericano llamado Arthur Laffer dibujó en una servilleta una teoría sobre la recaudación de impuestos que acabaría conociéndose como La Curva Laffer.


Esta famosa teoría desarrolla que hay un momento en que por más que se aumenten los impuestos ya no se logra mayor recaudación. Se consigue el efecto contrario: se reducen los ingresos fiscales.  Es una teoría que gusta a la gente liberal y que la excrecencia de los amigos de lo ajeno – los que nos fríen a impuestos y tasas- son incapaces de comprender.

En consecuencia, ocurre que con MENOS carga de impuestos se consigue recaudar MAS. Es decir, se consiguen MAS ingresos con MENOS tasas. Por ejemplo, a menos impuestos las personas tienen más dinero en el bolsillo para gastar en otras cosas recaudándose por otros conceptos; se anima la economía en general; y, ya no hace falta acudir a la evasión fiscal -“a la factura sin IVA”- si las personas entienden que contribuyen al Sistema sin sufrir un auténtico expolio.

Nuestro Director General Corporativo, el Sr. Roger Guasch, optó por el camino fácil y poco imaginativo para recaudar más como es aumentar el precio de los abonos. El resultado es visible. No se consigue el aumento, ni tan siquiera un mantenimiento de los ingresos sino un descenso de los mismos.

La Curva Laffer ya tiene su homónimo futbolístico en La Curva Guasch. Y es que si no se hubiera aumentado el precio de los abonos -uno apuesta porque se hubieran bajado- posiblemente un mayor número de socios hubiera permitido mayor recaudación. Más dinero en el bolsillo del socio podría ir destinado a un mayor gasto -por ejemplo- en la tienda. Las Marcas pagarían mejor por ser un Club más relevante. Y se lograría la ratio televisiva de asistencia. En definitiva, se conseguirían más ingresos y la satisfacción impagable de ver el estadio lleno.

En millones de euros. Las cuentas de 2018-2019 corresponden al presupuesto que debe ser aprobado en la próxima junta de accionistas.

Tomás Guasch Llovensà

Soci 4.706 i Accionista.

 

Comentarios

Comentarios

2 COMENTARIOS

  1. Lo peor fue justificarlo en que los socios tenían que sufragar el aumento de los costes laborales de la primera plantilla, cuando no bajaron los abonos por el aumento de los derechos televisivos

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre