LCD.- Uno de los mayores errores sociales del Espanyol en los últimos tiempos que estamos pagando todavía y a un precio muy alto fue el famoso pacto por un “estadio blanquiazul”. Allí la directiva del RCD Espanyol dio el pábulo que no tenían ni debían tener cuatro frikis que caben en dos taxis, a lo sumo tres, que son el llamado Col.lectiu Roger de Llúria que desde entonces va a comunicado cada dos días. Porque no hay nada peor que un tonto motivado.

Algún lumbreras en el Espanyol tuvo la brillante idea de pedir a colectivos como La Curva, La Juvenil, La APMAE o la FCPE y al citado colectivo que firmaran un acuerdo y se hiciesen una foto para escenificar que en al campo “solo blanquiazul” ¿Es malo que el Espanyol pida que en su estadio la bandera sea la bandera del Espanyol?- No solo no es malo, es lo normal. Lo que es inaudito es que todos los colectivos a los que invita a firmar este pacto ya practicaban esta doctrina desde hace muchas temporadas, excepto ¡Oh sorpresa! El Col.lectiu Roger de Llúria.


 

El inútil pacto que como denuncia Arnau Baqué rompió precisamente el colectivo secesionista, provocó además el efecto contrario entre algunos socios o aficionados, no pertenecientes a ninguno de estos colectivos, que son la inmensa mayoría. Y que en un momento sensible en Cataluña pensaron que nadie les tenía de que decir lo que debían llevar o no al estadio y menos un colectivo de personas que su único y vital objetivo es politizar el club. Ni La Curva, ni la Juvenil, ni la APMAE, ni la FCPE han hecho jamás bandera de la política. El citado Col.lectiu va a comunicado cada cinco minutos y además dando lecciones sobre las banderas que se han de llevar al campo cuando ellos lucen orgullosos únicamente la estelada o la bandera con el escudo del Espanyol decapitado, sin la corona real que nos ha dignificado durante décadas.

Ahora el objetivo es “Todos a por La Curva” porque en la grada de Girona aparecen unas pocas banderas españolas como si eso fuese un crimen. Sin tan siquiera saber si son miembros de La Curva los que las portaban ¿Y si lo eran qué? ¿Puede dar lecciones alguien que se desplaza solamente con esteladas y sin ninguna bandera del Espanyol?. En una sociedad enferma de odio como la que vivimos es fácil convertir en anormal lo normal. Porque ondear la bandera española o catalana en el estadio del Espanyol debe ser lo más normal del mundo. Últimamente hemos visto en el estadio banderas de China, de Paraguay, de Marruecos y algunos pretenden en cambio que no se vean españolas. ¿Qué afiliación política tiene la bandera española?- Se puede ser de izquierdas, de derechas o comunista siendo español. Es lo que tiene vivir en una democracia.

Y sí La Curva no se toca señores. Y si la tocan nos tendrán muy enfrente como ya lo estuvimos cuando se les maltrató tiempo atrás por parte de Rousaud y compañía. El club acaba de lanzar un comunicado explicando que regalará entradas a los socios, al final apostillan: “Quedan excluidas de esta promoción las zonas Corporate, Executive, Grada Canito y visitante”. Dejarlos fuera de las promociones a las que tenemos derecho el resto de los socios solamente por ser jóvenes es una verdadera vergüenza. Debería ser todo lo contrario, debería tener cada socio de La Curva dos entradas gratis para llevar amigos, para llenarla, porque le juventud es el futuro de este club. Que a unos jóvenes pericos que firman un contrato poco menos que humillante, ponen su huella para entrar al estadio como si entraran a una prisión y que además son el pulmón del estadio con su alegría y su animación se les intente acusar de algo es vergonzoso. Lo dicho, La Curva no se toca.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre