La crisis sanitaria que vive el mundo por el coronavirus tendrá muchas consecuencias a medio y largo plazo. Una de ellas es la seria amenaza de recesión económica en todos los ámbitos, también en el fútbol. El RCD Espanyol se prepara para afrontar una situación muy poco halagüeña y que será similar en otros clubes.

En el caso de la entidad perica, puede verse metida en varios escenarios. El primero pasa por un posible descenso en función de lo que suceda en lo que queda de competición (cuando pueda disputarse, si es que se puede). Un factor que reduciría en gran medida los ingresos de la próxima temporada.

El segundo es un posible recorte de ingresos en caso de no reanudarse LaLiga. Si finalmente no se disputan las 11 jornadas restantes de esta temporada, más de una cuarta parte de la competición, se calcula en el Espanyol que podrían perderse entre el 25 y el 30% de los ingresos previstos.

Teniendo en cuenta que en el club se tienen presupuestados unos ingresos de 64,27 millones de euros correspondientes a derechos televisivos y 14,77 en publicidad, marketing, entradas y abonos, dejarían de percibir alrededor de 20 millones si LaLiga se ve forzada a cancelarse.

Todos estos números se deben contextualizar con los gastos del Espanyol en la presente temporada: la mayor inversión de su historia en fichajes (59 millones de euros, aunque en verano se ingresaron 40,5 en ventas). Además, se ha destinado 80 millones a los salarios de la plantilla.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre