Gran resultado el que se lleva el Espanyol de Riazor, sólo tres chutes a puerta entre los tres palos y dos goles para doblegar a un Deportivo que buscó el empate pero no tuvo suerte de cara a portería.

Máxima efectividad

El partido empezó con un Deportivo muy agresivo, buscando incordiar la portería espanyolista desde el principio con muchos lanzamientos desde la frontal del área, muestra de la intención que tenían los locales por finiquitar su permanencia en la máxima categoría del fútbol español.

Cuando se estaba a punto de llegar al primer cuarto de hora, un misto de Arribas al golpear el balón habilitó a Leo Baptistao que estuvo rápido para encarar portería y batir con facilidad a Germán Lux. Después del 0 a 1 de los pericos, el Depor siguió insistiendo con centros al área y lanzamientos de larga distancia pero el Espanyol apenas sufría. Los blanquiazules dominaban el partido, jugando con la ansiedad de un Deportivo necesitado de puntuar. Esta situación la aprovechó el equipo de Quique para anotar el segundo gol tras una magnífica jugada individual de Pablo Piatti que asistió a Gerard Moreno.

Los pitidos al Deportivo iban en aumento, los gallegos reaccionaron y Celso Borges estuvo a punto de recortar diferencias en el marcador, pero su chute tocó la madera. El partido siguió la misma dinámica que en los anteriores minutos, los locales buscando desesperadamente marcar pero unas veces por falta de acierto y otras por Diego López el resultado sería el mismo hasta el descanso.

Cerrojo

La segunda mitad empezó del peor modo posible. El Espanyol salió blando en defensa y Andone aprovechó para meter al Depor en el partido. Prácticamente a la siguiente jugada casi se produce el empate, Borges envío un cabezazo al travesaño. La lucha e intensidad de los deportivistas parecía desbordar al Espanyol que no salía de su propio campo. Tras unos primeros minutos de la segunda parte muy imponentes del conjunto local, el partido se calmó y los pericos se asentaron de nuevo.

Quique movió el banquillo y dio entrada a Marc Roca por Marc Navarro, con lo que Víctor Sánchez tuvo que desplazarse al lateral. El Espanyol volvía a sentirse cómodo y no pasaba apuros, pero no inquietaba la portería del Deportivo. Minutos sin grandes ocasiones, juego muy plano y previsible por parte de ambos conjuntos. Se llegó al minuto 70, Fuego con molestias, abandonó el terreno de juego y entró Diop.

Los coruñeses tenían que ir con todo y los pericos tuvieron alguna buena oportunidad de salir al contraataque. La entrada de Marlos Moreno dio alas a los locales que apretaban las tuercas a la defensa espanyolista. La afición estaba volcada con su equipo para buscar el punto de la permanencia. Los últimos minutos fueron una colección de centros desde la esquina, faltas laterales y demás para buscar el ansiado empate.

Al final del partido el Depor lo siguió intentando sin acierto y el Espanyol terminó ganando 1 a 2 en una segunda parte gris en ataque.

 


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre