El filial del RCD Espanyol dejó escapar la oportunidad de hacerse con los tres puntos frente al Alcoyano, en un primer tiempo de claro color blanquiazul donde el conjunto espanyolista dio un recital de ocasiones, pero que no supieron aprovechar. En prácticamente la única ocasión visitante, el Alcoyano se llevó los tres puntos con un gol en el primer minuto de la reanudación.

Gallego ya avisó en la previa de la intensidad de los rivales y los blanquiazules saltaron al césped muy enchufados. Que el 0-0 llegara intacto al tiempo de descanso tuvo como principal culpable el larguero en una de las oportunidades más claras del partido. Después de un rechazo, la pelota bajó a la cabeza de Moha y la estrelló a la madera. La posesión fue para el filial que encontró espacios para hacer daño a los visitantes, pero faltó acierto en los metros finales. Moha volvió a tener el gol en sus botas aprovechando una asistencia de Doncel con un disparo que rozó el palo y, justo antes del descanso, el mismo delantero hizo volar a Bañuz para evitar el 1-0.

Si en la primera mitad Edu Frias apenas había tenido que intervenir, sólo en contadas jugadas de estrategia, la reanudación supuso un jarro de agua fría para el equipo de Gallego. Apenas en la primera acción del segundo tiempo, Braulio estrenó el marcador para sorpresa de todos. El 0-1 reforzó la idea del Alcoyano a la hora de replegarse aún más para ahogar los ataques pericos que, a diferencia de los primeros cuarenta y cinco minutos, encontraron más dificultades a la hora de crear peligro. Aun así, los blanquiazules no dejaron de intentarlo y disfrutaron de dos ocasiones claras, una de Max y otra de Nil, para volver a equilibrar el marcador. La frustración por el resultado y el poco acierto de cara a portería no se apoderó de los jugadores del filial que no bajaron los brazos en ningún momento, encerrando el rival en su área, pero a pesar de los esfuerzos, el gol no llegó.

Comentarios


Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre