El RCD Espanyol se presentará en Ipurúa con un punto de nueve posibles y con malas sensaciones en el campeonato doméstico. La victoria en Eibar es importante, más allá de la puntuación, para reforzar la moral del grupo y disipar las dudas. No hay que olvidar que después del partido en tierras vascas llega el primer compromiso de Europa League ante el Ferencvárosi, y un tropiezo en fase de grupos es más complicado de solventar que en Liga.

Si el resultado no es el esperado las dudas aumentarían y se llegaría al primer partido europeo con temor a perder delante del público blanquiazul. Si rescatamos las palabras de los jugadores del primer equipo, que han salido en rueda de prensa estos últimos días, podemos extraer la complejidad del sistema que intenta imponer David Gallego.

Por otro lado, deberíamos ver a un Espanyol bien distinto después de tener dos semanas para ponerse a tono físicamente y trabajar con la nueva metodología que busca implementar el cuerpo técnico.


Otro aspecto destacable será el once elegido por Gallego. El parón y los anteriores resultados pueden haber hecho que el entrenador tenga otras preferencias.

 

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre