El gran tramo final de temporada que está firmando el Espanyol confirma la evolución del equipo. Tras pasar por varias dinámicas a lo largo de la presente campaña, en los últimos meses de competición los resultados se han estabilizado positivamente. De hecho, los números de la segunda vuelta (26 puntos) ya son mejores que en la primera (24) a falta de un partido para la conclusión de LaLiga contra la Real Sociedad.

La victoria en Butarque reafirma el gran estado de forma del Espanyol.

En la primera vuelta, los blanquiazules consiguieron siete victorias, tres empates y nueve derrotas con 21 goles a favor y 27 en contra, mientras que en la segunda el balance provisional es de seis victorias, ocho empates y cuatro derrotas con 25 goles a favor y 23 en contra. Borja Iglesias, con 17 goles, es el máximo goleador del equipo seguido por Sergi Darder (4). En la primera fase del campeonato, los de Rubi llegaron a estar seis jornadas invictos (Eibar, Rayo, Villarreal, Huesca, Valladolid, Athletic Club); en estos momentos ya son ocho los partidos sin conocer la derrota (Getafe, Girona, Alavés, Levante, Celta, Betis, Atlético de Madrid y Leganés).

Tras el triunfo ante el Leganés, el conjunto blanquiazul ha alcanzado los 50 puntos por segunda vez en esta década. Independientemente del resultado final frente a la Real Sociedad, la puntuación del equipo dirigido por Rubi es la tercera mejor desde la temporada 2004-2005, cuando se lograron 61 puntos con Miguel Ángel Lotina en el banquillo.

Comentarios


Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre