Nos hallamos en un punto de inflexión en el que las actividades humanas están migrando al espacio virtual de modo acelerado. Esto está causado por la pandemia de Covid, que ha obligado a entrar en cuarentena a muchos países del mundo durante un tiempo ya demasiado extenso. Sin embargo, esta tendencia no es nueva, sino que se viene aplicando desde hace décadas. Las casas de apuestas deportivas, con la británica William Hill a la cabeza, avanzan hacia la virtualización total del sector.

William Hill, en una situación crítica

Esta empresa habría sufrido caídas de hasta el 75% de sus acciones en bolsa durante la primera etapa de la pandemia. A causa de ello, debió entrar en el salvataje económico de la Reserva Federal y el gobierno del Reino Unido. Durante el segundo trimestre de este año, la empresa vio pérdidas de 11,5 millones de euros, en contraposición con las ganancias de 50,9 millones de euros del mismo período en el año anterior. Así, sus directivos tomaron la decisión de cerrar 119 locales de apuestas en el Reino Unido para centrar la atención en el juego online.

Estos establecimientos representan apenas el 7% de la totalidad de sus locales habilitados, pero aun así el foco de la atención estará puesto en los portales web. William Hill, sobre la que se puede encontrar más información aquí, ha marcado el camino de las casas de apuestas con su trayectoria y prestigio, por lo que se espera que otras firmas del mismo rubro sigan el camino hacia la virtualización progresiva.

Una economía virtual

Estas medidas están suscitadas por las reglas de distancia física y las recomendaciones de enclaustramiento en el Reino Unido. Es similar la situación de muchos países europeos y del mundo, pues se ve una disminución marcada del comercio tradicional, a diferencia de lo que ocurre con los negocios digitales. Así, la tendencia de William Hill podría ser imitada no solo por otras casas de apuestas, sino por empresas de rubros disímiles. Todos los sectores productivos parecieran estar atravesando momentos similares, marcados por la caída del consumo y las dificultades para saldar las cuentas.

La modalidad online, pues, presenta la ventaja de que no necesita grandes costos iniciales de instalación. Asimismo, permite un seguimiento personalizado de los usuarios, así como la posibilidad de analizar los datos de navegación en la web. De esta manera, las empresas pueden tener un mayor control sobre sus clientes, con el fin de personalizar sus promociones y adaptar sus productos.

Apuestas en vivo como modo de participación

Además, las casas como William Hill ofrecen la opción de realizar apuestas en directo, es decir, mientras transcurre el espectáculo deportivo. Esta característica le da un sentido de realidad inmediata al juego, al tiempo que le transmite a los apostadores la sensación de estar participando de modo más concreto. Sin dudas, las apuestas en directo proporcionan una emoción de la que carecen las apuestas pre-evento. Esta tendencia crece en tanto que se popularizan los portales web, ya que el juego en vivo solo es posible a través de Internet.

Cuestionamientos sobre la naturaleza de la industria

Actualmente, las casas de apuestas españolas, tanto web como físicas, se encuentran en un momento sensible. Esto se debe a las tensiones con el gobierno nacional, quien mantiene una mirada crítica sobre la industria del juego. Así, se han tomado algunas medidas desfavorables para el sector, como la restricción a la publicidad. Los representantes de las patronales de las casas de apuestas han elevado su voz en contra de estas políticas, con el argumento de que el Estado pareciera no estar teniendo en cuenta su derecho a brindar un servicio seguro y legal.

El Covid, enemigo del deporte

La pandemia no solo le impone dificultades a los sectores productivos de la economía, sino que también propone impedimentos en el deporte. Actualmente, las actividades parecieran haberse regulado en España, al menos para los principales clubes. Sin embargo, la enfermedad continúa produciendo brotes, tal como el caso que se dio en el primer equipo perico este mes.

Así pues, la puesta en marcha de la siguiente temporada podría verse en duda, en especial ante la alarma de una segunda ola masiva de contagios en el país. A diferencia de las apuestas, los deportes no pueden convertirse en actividades netamente virtuales, por lo que se espera que la eficiencia de las autoridades y la responsabilidad de la población puedan poner fin a esta situación excepcional. Y quizás la próxima temporada podamos acompañar al Espanyol desde el estadio en su busca por regresar a la máxima categoría.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre