El Carlos Tartiere era testigo de la tercera jornada de la Liga Smartbank. Partido entre un Oviedo rocoso y solidario y un Espanyol diezmado por la ausencia de Raúl de Tomás en el once titular. Se especula que el propio delantero se negó a jugar por no frustrar un futuro traspaso en los escasos días que restan de mercado de fichajes.

El equipo asturiano rompió todos los pronósticos en cuanto al dominio del partido. Los de Ziganda se apoderaron de la posesión y con una presión asfixiante apenas dejaron espacios para que los pericos pudieran combinar. Cuando eres y te sientes favorito y no puedes imponer tu discurso sobre el terreno de juego te invade el nerviosismo.

La sensación era que con ordenarse un poco y estar bien cerradito atrás era suficiente para tapar los intentos espanyolistas. Puado y Wu Lei testimoniales en ataque. Embarba activo pero muy vigilado, de lo poco destacado en el ámbito ofensivo de los de Vicente Moreno. Salvando las distancias una primera mitad muy parecida a la vista en el RCDE Stadium contra el Mallorca. Más ritmo que contra los baleares y mayor agresividad defendiendo, pero un calco.

El mayor logro sobre la portería del Oviedo fue una falta botada por Fran Mérida, que Wu Lei no pudo conectar con precisión a la red. El meta local se estiró y evitó así un gol cantado.

Había esperanza de mejorar en el segundo acto, pero los primeros compases fueron grises. Hay algunos jugadores del Espanyol que siguen con la dinámica negativa de la temporada pasada y lastran al rendimiento global del equipo. En una de las pocas internadas al ataque de Pedrosa sirvió un centro medido para Wu. El asiático remató a la madera ante la desesperación de los blanquiazules, hoy de amarillo. Seguía el empate inicial y Vicente Moreno dio entrada a Raúl de Tomás

Al madrileño le bastaron cinco minutos de inspiración para marcar un doblete. Primero de penalti y más tarde tras un regalo de Arribas. El balón le cayó a Puado quien cedió de cara para RdT. El punta perico no se puso nervioso y definió con mucha tranquilidad para poner mayor distancia en el marcador.

El Oviedo solo reaccionó cuando se vio claramente superado en el luminiso. Un par de remates peligrosos fueron magistralmente salvados por Diego López. Tres puntos vitales para seguir en la parte alta de la tabla. El juego no fue el mejor en determinados tramos, pero lo que cuenta es el resultado final y en este apartado el Espanyol consiguió imponerse. Como nota destacada la tercera semana consecutiva que se deja la portería a cero. Mucho mérito de Diego y la defensa.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre