Nos unimos al llamamiento originado por Voz Perica, ya que el pueblo espanyolista siempre ha sido solidario. Esta vez os hablamos de Leire Acosta, una joven perica que sufre PKU.

Se trata de una enfermedad denominada de las raras, y es hereditaria y sin cura. Cualquier alimento que contenga proteína debe ingerirse en cantidades extremadamente controladas con gran precisión, ya que un mal cálculo puede provocar daños cerebrales irreversibles. Hoy en día los afectados deben desplazarse al hospital de referencia para saber sus niveles de proteínas en sangre.

La Fundación PKU y Otros Trastornos Metabólicos Hereditarios ha empezado una campaña de donación para desarrollar un dispositivo portátil de medición.
Este dispositivo se está desarrollando gracias a la colaboración del laboratorio del Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona y la Universidad Autónoma de Barcelona.

Es un proyecto muy bonito que mejorará la vida a niños y afectados con trastornos metabólicos hereditarios. Si se consiguen los fondos necesarios, podrán disponer de un aparato vital para poder medir las proteínas que ingieren y las que su cuerpo puede sintetizar. Un avance enorme, como lo fue en su día para los diabéticos, el control de los niveles de glucosa en sangre.


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorLaporta y sus acólitos
Artículo siguienteVicente Moreno: «Estamos con rabia, con ganas de mejorar y ganar»

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre