Explicaba muy bien hace tres meses el Chef perico por excelencia Jeroni Castells las peripecias de Pau López en el Espanyol, en esta columna publicada en La Contra Deportiva.

Pau desde agosto se ha consolidado en la portería y su rendimiento está siendo espectacular, desde que aterrizó de Londres, donde entrenó sin presión con Mauricio Pochettino y Toni Jiménez. El Xerric d’Olot llegó con una confianza bestial y como un toro bravo. Aunque por desgracia, no sabemos todavía si para quedarse o no.

Pau, ha sentado en el banquillo por méritos propios y sin que haya surgido la más mínima polémica a otro gran portero. Mucho más veterano, y que culminó una muy buena temporada el curso pasado.

El rendimiento de Diego López le valió para que el Espanyol le firmara por tres temporadas. Siendo además, según cuentan por los mentideros blanquiazules, el jugador que más elevada tiene la ficha en la plantilla. Y claro, obviamente que el futbolista mejor pagado de la plantilla, o el segundo, o el tercero… sea suplente pues chirría a cualquier mortal, por poco fino que tenga el sistema auditivo.

La pregunta que debemos hacernos es la siguiente. ¿Interesa al Espanyol renovar a Pau López? Mi respuesta es sí y mucho. El club con Pau entre sus filas se asegura un portero de una calidad impresionante para muchas temporadas. O cuando menos un importante valor añadido a futuro, que hoy sería un error tremendo perder. De hecho, buena parte de la credibilidad del proyecto actual depende de que el Consejo de Administración con su presidente a la cabeza, consiga o no renovar al cancerbero perico.

Obviamente el catalán tiene sus pretensiones. A lo que se le suma que está profundamente dolido con el club, y además con bastante razón, pese a que lo disimula. A Pau se le hizo comer el tremendo marrón de tener que ser portero titular con 19 años, con Rocco y Ciani como muro de contención. Que como todo el mundo sabe no eran precisamente Baresi y Beckenbauer y después se le “agradeció” de muy malas maneras.

Al joven portero no se le ha arreglado la ficha como merecía durante las temporadas que ha estado dando la cara en el primer equipo. Se le ha tenido muy mal pagado en comparación al resto de sus compañeros durante mucho tiempo. No se ha sentido valorado en ningún momento en concordancia a su compromiso inequívoco con el club. Ni moral, ni económicamente.

Pau es de Olot, y ya se sabe que Qui no carda a Olot, no carda enlloc. Ahora el mango la paella lo tiene el joven canterano. Que a  pesar de tener muy buenos pretendientes en la Premier League, como el Watford, y algunos en La Liga como el Betis y la Real Sociedad estaría encantado de quedarse durante muchos años en su casa.

Desde luego sería un sintomático y preocupante fracaso colectivo de la entidad, que Pau se acabara marchando, y además de gratis…

Robert Hernando

 

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre