Me pongo a escribir mi primera columna de opinión para este nuevo diario digital blanquiazul e inmediatamente resuenan en mi cabeza múltiples canciones. Y también recuerdo una gran variedad de olores. Pero como veo harto complicado plasmar negro sobre blanco el aroma de los pepitos de ternera de nuestro añorado estadio de Sarriá o de describir la pestilencia a orines de los aseos del bar Flores de Mayo, del Sarria 82 o del propio gol sur de nuestra eterna casa, seguiré con una de tantas melodías de mi juventud para desandar este largo y muchas veces tortuoso camino que nos ha llevado hasta Cornellá-el Prat.

Como bien cantaban los Beatles en la balada que da título a este artículo, ese duro camino que lleva a tu puerta nunca desaparecerá. Nada nuevo para nosotros, los periquitos. No somos de los que usan autopistas. Ni escaleras hacia el cielo. Somos más de pedregosos senderos, de viejas carreteras con múltiples curvas, de estrechos pasos plagados de bandoleros (culers en su mayoría) que nos quieren robar la ilusión. La ilusión y la alegría.

Muchos episodios tristes hemos vivido juntos en los 117 años de historia de nuestro club. “Noches de viento y tormenta que al final nos dejaban un charco de lágrimas”, como sigue en la canción de los fabulosos 4 de Liverpool. Desde los descensos a segunda división, pasando por las derrotas en dos finales de la UEFA, la siniestra voladura de nuestra casa por oscuros intereses económicos o la muerte de nuestro eterno capitán Dani Jarque. Y no solamente de Dani Jarque. Cuantos empleados, jugadores, familiares, amigos y seres queridos se han quedado por el camino. Muchos. Todos tenemos alguno muy cercano en el corazón. Abuelos, padres, hermanos, esposos, amigos, hijos, camaradas…, una lista interminable de compañeros en ese tortuoso camino que siempre nos lleva de vuelta a su puerta. A la puerta de nuestro estadio. Llámese como se llame, esté donde esté. Sea en la calle Muntaner, en la carretera de Sarriá, exiliados en el estadio olímpico de Montjuich o en nuestra actual ubicación en el Baix Llobregat.

Muchas veces he estado solo, y muchas veces he llorado,

y tu nunca sabrás

las veces que lo he intentado

pero a pesar de todo

vuelvo al largo y tortuoso camino

que lleva a tu puerta.

A la puerta del estadio en el que juega mi equipo. Y a las páginas de este nuevo diario blanquiazul al que deseo lo mejor.

Diario que sin duda allanará la ruta que llevamos compartiendo tantos años. Con ilusión, con alegría, con ese espíritu perico que compartimos todos y que genera esa gran envidia en los demás. En esos pobres ilusos que van por las autopistas del pensamiento único cual ovejas guiadas por un mal pastor.

Nosotros en cambio seguiremos por nuestro largo y tortuoso camino.

Ernesto Martí.

Consultor perico.


Comentarios

Comentarios

9 COMENTARIOS

  1. 100{e6a4d225a85de776029f7b6d742fa442d6a6af4d82e389c0d7351d08a5664094} deacuerdo con cada línea del artículo, muy identificado con todo! Enhorabuena al autor y al portal! Siempre Español!!!

  2. Genial artículo. Totalmente identificada. Y la letra de la canción muy acertada, lleva ADN perico, ni que la hubiera escrito el autor expresamente para nosotos.

  3. Como me alegra saber que sigues guerreando ahí en la brecha, leer lo de flores de mayo y ponerme nostálgico, aquello acabo el día del Milán, lo dicho un abrazo

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre