Robert Hernando.- Hoy entrevistamos en La Contra Deportiva a Jorge Da Silva Pereira, conocido futbolísticamente como Jeremías (Niteroy, Brasil, 1949). Un enorme jugador que se caracterizaba por una gran capacidad atlética, un buen remate y una extraordinaria calidad técnica de la escuela brasileña. Un futbolista que dejo huella en el conjunto espanyolista.

Después de pasar por las categorías inferiores del América de Río de su Brasil natal, Jeremías fichó a los 21 años de edad por Fluminense, uno de los conjuntos históricamente con un mayor potencial del fútbol brasileño. Su buen hacer en ese equipo le sirvió para dar el gran salto al fútbol europeo, concretamente al Vitoria Guimaraes, donde estuvo dos temporadas y en la que en la segunda de ellas logró ser el segundo máximo goleador de la Primera División lusa con 32 goles anotados.


En el Espanyol jugó desde 1975 hasta 1978. En su primera temporada en Sarrià marcó cuatro goles en 24 partidos, contribuyendo a la clasificación para la UEFA tras finalizar la liga en cuarta posición. La campaña 1976/77 mejoró sus registros, con once goles en 28 encuentros. La siguiente temporada, sin embargo, sufrió una persistente lesión que le apartó de los terrenos de juegos durante dos meses. Cuando recibió el alta médica el técnico del momento, Heriberto Herrera le obligó a seguir una dieta, por considerar que tenía sobrepeso. Al no obtener resultados, acabó apartado del equipo y entrenando al margen de sus compañeros. Jeremías finalmente decidió dejar el Espanyol no sin dejar una gran huella entre los bloques de  hormigón del viejo y añorado Sarrià.

Robert Hernando.- Buenos días Jeremías. ¿Cuéntanos a qué te dedicas ahora?

Jeremías.- En estos momentos estoy trabajando en las enseñanzas de fútbol de base en el proyecto del ex -jugador Gerson que formó parte de mítica selección brasileña.

R.H.- Hace poco hacíamos una entrevista al prestigioso publicista perico Toni Segarra y nos decía que los tres jugadores con los que más ha disfrutado en el Espanyol son Jeremías, José María y Tamudo. ¿Te halaga que todavía se te recuerde tanto en Barcelona?

Jeremías.- Extremadamente halagado, estar junto con esos ídolos del Espanyol me deja sin palabras. Me siento muy honrado, para mí es una gloria.

R.H. ¿Qué recuerdas de aquella época en el Espanyol?

Jeremías.- Fue uno de los grandes momentos de mi carrera haber sido parte del equipo del Espanyol, sin duda alguna un hito en mi vida que nunca olvido.

R.H.- ¿Cuál fue tu mejor momento en el Espanyol?

Jeremías.- La segunda temporada, la 76/77 y el inicio de la tercera temporada fue muy importante. Pero el momento que me dejó muy marcado fue en el año 75/76 con la conquista del Cuidad de Barcelona en que el Espanyol se consagró campeón y yo fui elegido el mejor jugador, ganando el trofeo de El Corte Ingles.

R.H.- ¿Y el recuerdo más triste?

Jeremías.- Fueron muy tristes las lesiones en la primera temporada y en la tercera temporada, donde me quedé sin jugar y fue lo que me llevó a dejar el club con mucha tristeza, pues tenía el sueño de cumplir tres temporadas en el club.

R.H.- ¿Qué nos puedes contar de aquella UEFA del 76-77 con Santamaría en el banquillo?

Jeremías.- Fue maravilloso, pues Santamaría era un excelente profesional dentro y fuera de campo. Haber trabajado con él fue muy significativo en mi historia. Y en la UEFA tuvimos buenos partidos aunque al final nos eliminaron…

R.H.- ¿Con Heriberto Herrera no tuviste tan buena relación verdad?

Jeremías.- Realmente no tuvimos una buena relación. Él quería modificar mi modo de jugar lo que no me gustó nada, pero como profesional tuve que acatar, la lesión que tuve en los riñones enseguida contribuyó también para que yo no permaneciera más tiempo en el club. Además era de conocimiento de todos que a él no le gustaban los jugadores brasileños.

R.H.- Jugaste con Solsona, Marañón, Molinos, Caszely, etc… ¿Tienes contacto con algún compañero de los que tuviste en el Espanyol?

Jeremías.- Lamentablemente no tengo contacto, pero me gustaría tener contacto con todos. Hace algunos años hablé con Fernando Molinos y con Caszely.

R.H.- Era un equipo muy bueno…

Jeremías.- Fue un equipo espectacular, donde hicimos partidos fantásticos.

R.H.- Llegaron a apodarte como El Pelé blanquiazul. ¿Cómo te definirías como jugador?

Jeremías.- Me defino como un jugador de gran utilidad en todos los equipos que he actuado. Siendo un profesional del colectivo y no de la individualidad. En cuanto al apodo, es un honor, pero Pelé es único. ¡Yo sólo soy Jeremías del Espanyol!

R.H.- ¿Sigues la actualidad del club desde Brasil?

Jeremías.- Dentro lo posible sigo al equipo todo lo que puedo y todavía soy un apasionado del antiguo estadio de la avenida de Sarriá, pero me encantaría conocer el magnífico estadio actual del club.

R.H.- ¿El fútbol de antes era mejor?

Jeremías.- Son épocas distintas y no se pueden hacer comparaciones entre clubes y jugadores del pasado con la época actual, todo ha cambiado mucho en muchos aspectos.

R.H.- Muchas gracias por atender a La Contra Deportiva Jeremías y mucha suerte, un fuerte abrazo desde Barcelona

Gracias a vosotros por la oportunidad de hablar sobre lo importante que el Espanyol ha sido mi vida. Estoy muy feliz y halagado porque después de tantos años todavía soy recordado como ídolo y además mantengo contacto diario con muchos socios y aficionados del club a través del Facebook. Esta entrevista es para mí un regalo por mis 70 años que voy a cumplir ahora, el próximo día 22 de abril. Quien sabe si un día tendré el orgullo de visitar el club y volver a abrazar a los amigos que formaron parte del equipo conmigo y mantener contacto con ellos. Visca l’Espanyol! ¡Y un fuerte abrazo de Jeremías del Espanyol!

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre