El Espanyol tenía que salir a morder al Levante para tener opciones de pasar de ronda en Copa del Rey y así fue. Los pericos empezaron a asediar la portería granota a balón parado y con centros laterales que llevaban peligro a la defensa levantinista.

Los locales no se amedrantaron y avisaron también al contraataque. El mismo defecto de la ida, pérdida en la medular y mala transición defensiva estaba cerca de costar un disgusto a los de Quique.

El Espanyol se adelantó al minuto 13 gracias a una triangulación entre Jurado y Gerard, que terminó con un desplazamiento en largo del delantero espanyolista hacia Leo Baptistao, que encaró portería y definió con una sutil ‘picadita’ a Raúl Fernández.

El gol perico dejó tocado al Levante y Gerard Moreno estuvo apunto de meter el segundo tras una magistral contra. El remate del siete espanyolista se topó con la madera. A la segunda fue la vencida y el pichichi blanquiazul vio puerta después de una jugada embarullada. El Espanyol puso tierra de por medido y antes del descanso estaba clasificado provisionalmente. 

La segunda mitad comenzó con el Levante presionando más arriba. El Espanyol cedió terreno y los granotas tuvieron la oportunidad de igualar la eliminatoria. Jason, con un cabezazo, remató un centro desde la izquierda a la madera.

Los hombres de Quique intentaron protegerse mediante la posesión de balón, pero la entrada de Jose Luis Morales revolucionó los ánimos del conjunto local y su afición. El equipo blanquiazul enfrió el partido y el técnico madrileño dio entrada a Sergio García y a Sergi Darder.

En los azulgrana solo un incisivo Toño parecía creer en empatar la eliminatoria e ir a la prórroga. El Espanyol supo jugar su partido y jugar con los nervios del Levante, un equipo que se mantuvo impreciso desde el principio del partido.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre