Queridos lectores, para entender bien el presente hay que analizar bien el pasado. Lean y saquen sus propias conclusiones.

La rivalidad deportiva ha sido, es y será más que evidente entre el Español y el Barcelona y es que no es para menos. ¿Recuerdan eso de “Se creen muy catalanes y un suizo los fundó”? Pues eso. Fue en el invierno de 1899 cuando Hans Gamper, un empresario suizo fundó el FCB. Un año casi después, se constituyó el RCDE. Este sí, por unos catalanes.

Así, en diciembre de 1900, se disputó el primer partido entre los dos clubes. Y fue a partir de ahí y de manera muy gradual, cuando la rivalidad de ambos equipos se empezó a acrecentar. Ya en 1924 se produjeron altercados violentos entre los dos clubes que acabaron con la suspensión del partido y una reanudación posterior a puerta cerrada del partido del Campeonato de Cataluña.

Cuatro años más tarde, los dos clubes fueron miembros fundadores de la 1ª Liga Española de fútbol y es a partir de ese instante donde el derbi se ha ido disputando como mínimo, dos veces por temporada.

La proclamación de la segunda república Española y una posterior Guerra Civil supuso una presión social y política más que perceptible donde el fútbol tuvo una gran relevancia y se usó como vocero para divulgar reivindicaciones políticas (esto me quiere sonar de algo). El catalanismo se sirvió del Barcelona mientras que el Español fue tachado de centralista. Una vez acabada la guerra y durante el régimen franquista, el Barcelona creció en número de aficionados, a diferencia del Español que padecía una crisis institucional y económica.

Y ahora entremos en materia:

Hasta el año 2009, el RCDE jugaba sus partidos en campos pertenecientes a la ciudad de Barcelona (Sarriá y Lluís Companys). Pero fue el 2 de agosto de ese año cuando los periquitos inauguramos nuestro nuevo estadio en Cornellá, que, aunque concierne a la provincia de Barcelona, forma un municipio aparte. Esto provocó más rivalidad, si cabe, entre ambos equipos.

Un claro ejemplo fue el Señor Laporta que días antes de un derbi hizo unas declaraciones usando expresiones como “derbi metropolitano” y “rivalidad metropolitana”. Joan, ¡supéralo! ¡Seguimos siendo de Barcelona!

Otro ejemplo es cómo la televisión pública de Cataluña nos ningunea y se posiciona (Sí. Pública. Esa tan plural en todos sus ámbitos y que pagamos todos los catalanes sin excepción.), realizando a las puertas del derbi una encuesta sólo destinada a los hinchas culés. Ha sido en el programa “Onze”, capitaneado por el señor Valls donde se ha expuesto la siguiente pregunta: “¿qué preferís, ganar al Español o ganar al Benfica?”

No nos olvidemos tampoco de cuando Justo en TV3 tuvo la desfachatez de pronunciar que “el Barça es la imagen de Cataluña y de España en el mundo”. Señor molinero, le cuento: hay 20 equipos en la liga española y dos de ellos, catalanes.

Ni tampoco podemos pasar por alto que durante el programa “Preguntes Freqüents” de la “televisió del règim” se realizó un reportaje sobre la vuelta a los estadios con el 100% de cabida. Señores, ¿adivinan qué estadio escogieron para el reportaje? Pueden contestarse ustedes mismos.

O la berzotas de la señora Rahola que se mofó de Leo Baptistao (ex jugador blanquiazul) por no saber catalán. (He buscado alguna broma en referencia al catalán de Leo Messi y ¡oigan, he sido incapaz de encontrarla!)

Y ¡ojo! Que tenemos sin dormir al señor Mascaró, director de SPORT, por si el Barça quedaba por debajo nuestro. Lo ha tildado de “grave” en un tono tiránico y jocoso.

O por ejemplo, cuando la cervecera Moritz realiza una campaña publicitaria miserable dando la bienvenida a Xavi Hernández al Barça y celebrando la victoria culé del derbi del pasado sábado. Señores Moritz, denle las gracias a Sergi Martínez (director de Marketing), ahora seremos -30.000 posibles bebedores potenciales de esta cerveza.

¡En fin! Esta es la realidad que padece a diario un perico en Cataluña, y no significa tener la piel fina, nada más lejos de la realidad. Significa, contar lo que sucede sin que nos tiemble el pulso.

Que el barcelonismo vive obcecado con el Español y que los independentistas viven obsesionados con España es una realidad pero la verdad es que hicimos todos los méritos habidos y por haber para empatar e incluso ganar el partido en feudo del eterno rival.

Y es que el derbi sigue dando de qué hablar gracias al espantoso robo que padecimos en el Nou Camp. Del Cerro apuntó un penalti y ¡no sé de qué nos sorprende! Llevamos nueve partidos sin ganar con él como colegiado. Por si no había suficientes polémicas con los colegiados cuando al menos existía la excusa de la errata humana, ahora está el VAR para robar sin disimulo y, casualmente, siempre para favorecer a los mismos.

Pero, como dijo David López, “la historia se repite” en el Camp Nou. Busquets le mete el dedo en el ojo y no es penalti (temporada 16-17), Xavi se desmaya con Baena y es penalti (temporada 09-10), la mano de Messi (temporada 06-07) y un largo etcétera han servido para atracarnos en cada partido. Así que donde no llegan los jugadores azulgrana ya aparecen los árbitros. En este caso, Del Cerro, que decidió que el partido debía desigualarse y se inventó un penalti. El penalti de casi siempre. Volvió el derbi, volvió el robo.

Y es que, “la pelada”, aunque ya sea una tradición cada vez que visitamos el estadio del eterno rival, siempre escuece.

Pero yo al final me quiero quedar con: Un 1-0 con un penalti de mentira; un público aclamando un pase atrás para perder tiempo; un presidente ramero; el “molt honorable lladre” como invitado al mejor lugar para robar: el Camp Nou; un entrenador que afirma que Catar funciona mejor que España (me gustaría saber qué opinan las mujeres cataríes al respecto. ¡Ay no, que no pueden!) y un Barça pidiendo la hora. Ése es el Barcelona de Laporta y Xavi.

Por esto y por muchas otras cosas más: lo mejor de Barcelona es ser del Español.

Bea Carrillo Miravitlles

Publicista y socia 11.926


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorUn paso más en la madurez del Espanyol
Artículo siguienteMai morirem, la tienda que amenaza a los pericos

4 COMENTARIOS

  1. Pues sí, Bea, no se puede resumir mejor. Si añadimos lo del niño Piqué mal criado y consentido, lo del impresentable xavierito Trías en un taxi con lo de la desgracia de tener un yerno perico, y un sinfín de estupideces más…. sale lo que sale : FUCKB!

  2. Sin querer entrar en política, más que nada porque soy apolítico… El nombre de nuestro querido equipo es Espanyol no Español (no recuerdo ahora el año del cambio de nombre) . Por lo demás tienes más razón que un santo. Saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre