El RCD Espanyol ha llegado a un acuerdo de traspaso de Mario Hermoso al Atlético de Madrid. Un muy buen acuerdo diría yo por un jugador que termina contrato la próxima campaña y que además llegó por la módica cantidad de 300.000€ de  la mano de Jordi Lardín que fue quien verdaderamente apostó por el madrileño.

La entidad percibirá por el traspaso del jugador, que quedaba libre a final de temporada, 25 millones de euros, además de cuatro millones en variables fácilmente asumibles en función de su rendimiento deportivo y un porcentaje del 20 por ciento en el caso de una futura venta, según unos tramos económicos establecidos. Según reza el comunicado oficial del club. Cabe por tanto felicitar a Òscar Perarnau máximo responsable del área deportiva del club por esta buena gestión.

El club de un tiempo a esta parte parece que está haciendo las cosas bien en la parcela deportiva, contratiempos a un lado, como la inesperada marcha de Rubi. Cuando menos se mantiene firme a la hora de negociar y eso no es un detalle baladí en el mundo de fútbol, como por otra parte, en ningún otro negocio.


Ahora falta ver lo que pasa con Borja Iglesias y Marc Roca que por el bien del Espanyol sería ideal que siguieran al menos una temporada más en el club. La temporada en la que volvemos a Europa después de una larga travesía por el desierto, no podemos ir con una sabata i una espardenya. El otro día decía Gonzalo Bernardos en una entrevista en esta casa (leer aquí) que el Espanyol debe tener cuatro jugadores reconocibles y que sean estandarte de la entidad para crecer. Él señalaba a Borja Iglesias, a Marc Roca, a Melendo y a Darder por ejemplo. Cada uno de ellos por sus grandes cualidades futbolistas que tienen y muchas pero también por su carisma actual y el que pueden llegar a tener con el paso de los años en el club.

Algo similar explicaba Tomás Guasch (leer aquí) en su última columna de opinión al afirmar que el último Espanyol reconocible fue el de Tamudo, Iván de La Peña y Luís García. A este equipo pueden ustedes añadir varios más, los cinco delfines: Amas, Rodilla, Marcial, Re y José María. El Espanyol de Molinos, Marañón y Solsona. El de N`Kono, Lauridsen y Losada o el de Camacho con Pochettino, Toni y Lardín y así cada perico tendrá su propio recuerdo forjado a base de amar unos colores y sufrirlos. Cada cual podrá introducir el equipo que más le gratifique los recuerdos y con las variantes que considere. Seguramente que todo el universo blanquiazul los reconocerá. Bueno todos, menos Roger Guasch claro. A él le sonarán más Calderé, Moratalla o Migueli

Sea como fuere lo cierto es que un equipo sin un alma clara, dotado de carisma e identidad, solamente formado por jugadores de paso es un equipo triste y con poco recorrido. No sé puede estar demandando ilusión continuamente vendiendo siempre a los mejores.

Me gusta ver a algunos pericos contentos y felices porque según ellos “vamos” a ganar mucho dinero con las ventas de Hermoso (en el caso de que llegará a los 30 millones y teniendo en cuenta que la mitad del traspaso es para el Real Madrid), más el Panda si pagan la cláusula, (lo contrario sería una brutal tomadura de pelo al socio) o la de Marc Roca, (la misma descripción que para el Panda le vale). Sólo con estas tres ventas la entidad recaudaría 83 kilos. Más algo de Pau y Jordán, más la cláusula de Rubi te pones cerca de la friolera cifra de 90 millones de euros.

¿Y si eso pasa qué? ¿Cuánto de ese dinero tiene pensado el máximo accionista invertir en el campo? ¿Y cuánto tiene previsto quedarse en el cajón? Porque dependiendo del porcentaje final y de la recaudación podría recuperar de un plumazo todo lo invertido en el Espanyol.

Muchos hablan de crecer como el Sevilla vendiendo bien y comprando mejor. De momento sabemos que Bernardo no es mejor que Hermoso y que Iturraspe no es mejor que Marc Roca y por supuesto que Ángel Rodríguez del Getafe (suena como recambio del Panda) no supera a Borja Iglesias. Y sí, para ser justos “el monito” Vargas sí supera con creces ahora mismo, al Sergio García de la temporada pasada.

A muchos parece que les hace mucha ilusión que el club haya pasado de ser un todo a cien como decían no hace mucho a convertirse en una caja registradora. A Chen seguro que le hace más ilusión que a todos los socios que pagamos el carnet y el abono juntos.

Personalmente prefiero el dinero en el campo. Yo quiero a Roca y a Borja luchando por ganar la tan ansiada UEFA (como la seguimos llamando los antiguos) antes que tener mucho, mucho dinero en el banco. No quiero ser el más rico del cementerio, quiero disfrutar viendo a mi equipo de siempre competir y para eso hacen falta un proyecto identificable y con identidad propia, buenos futbolistas y sobre todo comprometidos. Del socio no se preocupen nosotros siempre estamos, siempre hemos estado y siempre estaremos.

Robert Hernando

Ex –consejero del RCD Espanyol

 

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

  1. completamente de acuerdo. no lo ha podido decir mejor el articulista: “un equipo con jugadores solo de paso es un equipo triste”… una verdad como un puño. estoy un pelín fatigado de cesiones. cuando funciono uno y te haces a su juego, zas, va y se larga. ese es el caso de Rosales, por ejemplo… me habría gustado mucho que continuara en el equipo. y adiós muy buenas…

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre