Los jugadores menos habituales del Espanyol y Barça dejaron claro que pese a ser un título menor querían ganar el partido. Un derbi no conoce de ‘amistosos’ y ambos equipos mostraron sus intenciones desde el inicio.

Un mal pase del centro del campo espanyolista habilitó a Paco Alcácer, que justo antes de cumplir el primer minuto juego perdonó un mano a mano con Pau, el disparo se marchó alto. Acto seguido, Pablo Piatti le birló la cartera a la defensa del Barça, pero estuvo inocente en la definición y Cilessen pudo tapar el chute.

Los azulgranas empezaron dominando, pero a medida que avanzó el partido los de Quique fueron imponiendo su ritmo gracias al buen entendimiento de Granero, Darder, Jurado y Melendo. Los pericos mostraron ser más incisivos y Piatti volvió a tener el gol, pero el argentino falló inexplicablemente bajo palos. Antes de llegar al descanso, Dídac y Denis Suárez tuvieron que ser substituidos después de sufrir un golpe.


La producción ofensiva del Espanyol no bajó en el segundo tiempo y siguió intentando inaugurar el marcador. El carrusel de cambios no tardó en llegar y provocó un cambio de ritmo en el partido. Blanquiazules y azulgranas dejaron muchos espacios y los contraataques y transiciones fueron habituales hasta final de partido. Un par de remates desde la frontal por parte del Espanyol y dos lanzamientos a puerta de Alcácer y Aleix Vidal, lo más destacado hasta el pitido final.

La final se resolvió a penaltis a favor del FC Barcelona después de los fallos de Sergi Darder y Jurado desde los once metros.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre