La derrota del Espanyol frente al Girona ha provocado el primer enfado generalizado de la temporada en la afición perica. Ante un adversario plagado de bajas y con la rivalidad existente entre los dos clubes, el conjunto blanquiazul no dio la talla y se le vieron unas costuras que ya se podían advertir en anteriores jornadas.

Pese a ponerse por delante en el marcador con el gol de Raúl de Tomás, el Espanyol siguió la tónica de otros partidos y se dejó llevar durante la segunda parte esperando el final del partido. En ocasiones le ha valido para sumar los tres puntos, pero en otras no le ha sido suficiente y ha perdido puntos valiosos como en el anterior encuentro contra el Fuenlabrada.

La falta de intensidad, retrasar líneas para defender el 1-0 y no sentenciar el partido son los principales reproches de los seguidores blanquiazules al equipo de Vicente Moreno. Con un calendario frenético por delante, el vestuario y el cuerpo técnico tienen la oportunidad de redimirse en la próxima jornada ante el Leganés.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre