El Espanyol entrena este martes a las 10.45 horas, en una sesión que se celebrará a puerta cerrada, salvo los primeros 15 minutos para la toma de imágenes. Comenzará así una semana en la que los blanquiazules deberán afrontar dos nuevos compromisos oficiales: el jueves, ante el Ludogorets, en el RCDE Stadium, correspondiente a la cuarta jornada de la fase de Liga de la UEFA Europa League; y el domingo, en el Wanda, ante el At. Madrid.

Las urgencias por sacar la cabeza en Liga hacen que el compromiso ante el Ludogorets búlgaro no sea tan importante para el espanyolismo. Además, la situación en la competición doméstica invita a ‘dejar de lado’ la competición continental.

Es cierto que si el Espanyol consigue el triunfo ante los búlgaros dejaría su pase encarrilado para la siguiente fase y podría centrarse totalmente en LaLiga. Los sentimientos son encontrados, ya que ganar partidos eleva la moral del grupo, pero la carga del calendario puede ser un obstáculo para estar bien en el campeonato liguero.

Comentarios


Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre