Varios de los aficionados del Espanyol que estuvieron presentes en el partido ante el Levante se han quejado del trato recibido por parte de las autoridades. La policia no dejó pasar varias pancartas al grueso de los aficionados espanyolistas que se desplazaron a Valencia con motivo del partido de vuelta de los octavos de final en el Ciutat de Valencia.

Los distintos grupos de hinchas espanyolistas que tenían entradas no portaban ningún mensaje de carácter violento, racista ni de xenofobia y no entienden porque fueron vetadas las pancartas, cuyo único objetivo era dar ánimos a los jugadores de Quique Sánchez Flores.

La represión aumentó con la celebración de los goles pericos. Dos jóvenes seguidores fueron expulsados, supuestamente, por cánticos inadecuados. Algo que desmienten rotundamente, mientras expresan su tristeza por la situación que han tenido que vivir.


Para finalizar, los agentes de seguridad volvieron a cargar para incorporar a los desplazados a una grada superior. Todo de malas formas y haciendo uso de la violencia.

 

Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

  1. Doy fe de ello, estuve presente con mi hijo y la peña Pericos Levante.
    Lamentable actuación policial e innecesaria, para sancionarlos a ellos.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre