El 28º presidente en la historia del Espanyol llegó al Club con una ambición inusitada. Y es que se subrogó toda la deuda generada por la construcción del estadio, el crédito sindicado y aquella enorme losa que era Hacienda. Sobre los 190 millones de euros. Unos días antes había pagado el oro y el moro por las acciones de aquellos que provocaron ese tremendo agujero. Parece increíble que el presidente aún conserve confianza en aquellos hombres que participaron en esa tomadura de pelo.

Todo ese dineral vino acompañado de promesas de Champions, deuda cero, 40.000 socios, presupuestos de 125 millones de euros y ¡la ampliación del estadio!


El próximo 10 de diciembre, el presidente -y súper máximo accionista- traspasará 50 millones de euros de su deuda a capital social, que quedará situado en algo más de 127 millones de euros. Esa nueva capitalización significa el mejor momento financiero del Espanyol. A su vez -paradójicamente- nos encontramos en una de las situaciones deportivas más comprometidas. En poco más de 4 meses Mr. Chen puede pasar de tener el mejor equilibrio económico a poner en un serio brete su bolsillo. Hacer el canelo y el bocachancla en el avispero del fútbol conlleva grandes sufrimientos y el presidente lo está aprendiendo a bofetada limpia.

Mr. Chen insiste -a propios y extraños- que el Espanyol vale mucho. Como mínimo lo que pagó por él. Pero ninguna empresa vale siempre -y a veces al cabo de nada- lo que se paga por ella. Es como aquel sin sentido de Roger Guasch cuando dice que su Excel sirve para toda clase de empresas. Y así nos va.

Este mercado de invierno es la prueba del algodón para Mr. Chen. La hora de su verdad.  Estamos con la soga al cuello que obliga a un cambio sustancial en la política de inversión deportiva. Si continúan los parches el pecado original de Mr. Chen quedará más al descubierto. Quedando patente que compró el Club por un precio tan elevado y desmedido que perdió el margen para mejorarlo.

Tomás Guasch Llovensà

Soci 4.706 i Accionista.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre