En una entrevista al diario La Nación de Argentina tuvo palabras para hablar de su decisión de venir al Espanyol, del pasado, del presente y de futuro.

“El objetivo era una de las ligas grandes. Si me preguntás cuál, no lo sé; creo que mi estilo de juego se podía adaptar a España, como finalmente sucedió, pero también a Holanda o a la Premier League. No me fijé nunca en el dinero, mi deseo era progresar como futbolista”, dijo el futbolista perico.

Respecto a su propuesta rechazada a uno de los equipos grandes de su país reconoce que lo tenía todo pensado: “Hubo llamados de Boca, pero Nicolás Burdisso no me pudo convencer. Y Europa siempre estuvo en mi cabeza. Tuve chances de irme antes, pero sentía que no estaba preparado para dar el salto”, agregó.


Sobre su aceptación a venir al Espanyol, argumenta que “todo fue bastante rápido y cuando hablé con Rufete sentí que me dieron una valorización, que no se trató de mis ganas de jugar en Espanyol, sino que el club me quería para su proyecto. La forma en que desea jugar el equipo también influyó, es una parte del todo, como también la ciudad a donde me mudaba. El conjunto era positivo”, dice.

Resume como positiva su adaptación, pero deja en evidencia la situación actual del equipo :“siento que la llevo bien, me integraron muy rápido. Futbolísticamente, en la Liga nos está costando, no es bueno desde los resultados. Pero salteamos etapas de la preparación y se resintió el estilo de juego que proyectó el entrenador y lo estamos pagando. La urgencia era clasificarnos a la Europa League y ese objetivo se cumplió: somos segundos en el Grupo H, con cuatro puntos en dos encuentros”, comenta.

Muestra ser un futbolista maduro y humilde con su visión de la vida. “El fútbol despierta pasión y emoción, pero no es todo. Y ahí aparece lo de la burbuja, que no deja de ser una verdad, porque pretenden que juegues al fútbol y nada más. Que entrenes, descanses, te alimentes bien… En Europa, en este corto tiempo, veo las cosas de otra manera, porque se actúa de otra manera: podés salir a comer a un restaurante, tener un auto de alta gama, divertirte, pasear. Acá, si te comportás de esa manera, enseguida se piensa que está de joda, que no sos profesional. El jugador vive una realidad distinta a la de otras personas, pero no por eso debe actuar totalmente distinto a ellas”, finaliza.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre