Con el agua al cuello y con casi con los dos pies en segunda. Así recibió el Espanyol de Rufete al Madrid de Zidane. Los primeros compases del partido fueron intensos y con mucho ritmo. El conjunto blanquiazul tuvo en las botas de Darder el primero del partido, pero su disparo fue tapado por la zaga perica.

Con el paso de los minutos los visitantes se hicieron con el mando del partido, aunque sin poner en mucho peligro a la meta defendida por Diego López. El planteamiento de ‘Rufo’ fue frenó las conducciones de Hazard e Isco, quienes intentaron ser protagonistas con balón.

Los contragolpes dirigidos por Embarba y Wu Lei fueron de lo más destacado durante la primera mitad. El parón para la hidratación vino bien a los espanyolistas, que se sacudieron durante unos minuto de la presión. El Madrid no conseguía llegar con claridad, pero mantenía la posesión. El Espanyol, que en líneas generales estaba cuajando un buen partido, no pudo prolongarse más en ataque debido al cansancio acumulado y los metros corridos tras el esférico.

Solo una genialidad de Benzema pudo romper la defensa perica. Un taconazo del francés dejó en boca de gol a Casemiro. El brasileño no perdonó ante Diego López y su gol marcó el camino de vestuarios.

El segundo acto empezó como había terminado el primero. El Madrid en campo del Espanyol y sin apenas sufrir en defensa. Por desgracia para los intereses de Rufete, sus jugadores no supieron encontrar el camino del gol tras recuperar el balón y se tuvieron que conformar con achicar en campo propio.

Los cambios de Rufete mejoraron al equipo, pero no fue suficiente ante un poderoso rival. La entrada de Nico Melamed y Melendo activó a Raúl de Tomás y Calleri, pero la solidez defensiva con Ramos y Varane hizo imposible cualquier intento de igualar el partido.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre