El RCD Espanyol, con el cuerpo técnico, la plantilla y el director deportivo del club, Francisco Joaquín Pérez Rufete, a la cabeza además de una representación del Consejo de Administración, ha visitado la Basílica de la Mercè, como ocurriera en 1963 después del primer ascenso, para ofrecer a la patrona de la ciudad de Barcelona el regreso a la máxima categoría. El Consejero Delegado del club, José Maria Durán, ha hecho entrega de una camiseta al padre Fermín Delgado, maestro de ceremonias.

«El Espanyol siempre ha presumido de ser un club deportivo, honrado y bondadoso», comentó el padre después del presente de la entidad blanquiazul, que como recordó Durán está arraigada a Barcelona. «Es una muestra de agradecimiento, siguiendo una tradición. Nacimos en esta ciudad, somos fundadores de la Liga. Nos gustaría celebrarlo con la afición, pero hemos tenido que hacer un acto privado», comentó el consejero delegado.


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorEl Espanyol anuncia la convocatoria de la Junta General de Accionistas
Artículo siguienteGerard Moreno: «Yo siempre he sido perico»

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre