Brian Calvo.- Su llegada al Espanyol en el verano de 2014 le convirtió en una de las principales referencias ofensivas del equipo junto a Stuani y Sergio García. Una temporada después sus compañeros en ataque se marcharon del club, dejándole como el gran goleador blanquiazul. Pero el último curso ha sido decepcionante por parte de Felipao.

Felipe Caicedo puede estar viviendo sus últimas semanas como perico. El salto de calidad, no sólo del equipo sino de todo el club, le ha superado por completo. Tras dos temporadas con un rendimiento notable a nivel individual, la última ha desesperado a la afición y, jornada tras jornada, al cuerpo técnico. A pesar de las sensaciones amargas transmitidas por el ecuatoriano en el terreno de juego, su trayectoria en la entidad no debe pasarse por alto. No sería justo olvidarse de sus goles, vitales especialmente en la pasada temporada para conseguir la permanencia, ni tampoco los de la 2014/2015 que hicieron soñar a todos los pericos con la Copa del Rey. Por lo tanto, toca valorar los pros y los contras de su posible salida.

PROS

Caicedo pudo irse tras finalizar su primera temporada como blanquiazul. Sus 12 goles, algunos de ellos fundamentales para avanzar en las rondas de Copa como en octavos ante el Valencia y en cuartos ante el Sevilla, le situaron en un buen escaparate.

Sin embargo, Felipe continuó. Obviamente no lo iba a hacer gratuitamente (esta temporada ha sido el jugador mejor pagado de toda la plantilla), pero su compromiso ha sido intachable. Los cantos de sirena de la Premier y de China no fueron suficientes, lugares en los que su sueldo se habría multiplicado. Por lo tanto, sus goles y su compromiso son los dos argumentos principales para justificar su continuidad.

CONTRAS

Todas las dudas sobre el delantero ecuatoriano surgen a raíz de la última temporada. La enorme apatía transmitida por el jugador en el césped ha desquiciado a todo el entorno perico. La falta de tensión y la desconexión mostrada en algunos partidos se ejemplificó en el enfrentamiento entre Quique y Caicedo tras la expulsión del segundo en el partido ante el Eibar en Cornellá. El equipo necesitaba remontar y lo hizo firmando el 3-3, pero podría haber ganado el encuentro si Felipao no se hubiese autoexpulsado tras salir desde el banquillo.

A las nefastas vibraciones se une su pobre bagaje de cara a puerta. Únicamente ha materializado dos goles: uno ante el Sporting de Gijón y otro ante Osasuna, ambos partidos con victoria blanquiazul. Curiosamente, los dos equipos han bajado a la Segunda División.

La llegada de Sergio García se une a Gerard Moreno y a Leo Baptistao como los principales delanteros del equipo para la próxima temporada, sin olvidar el nombre de Mariano como futurible. Por lo tanto, parece que es el momento idóneo de traspasar a Caicedo. El único que puede dar un vuelco a la situación es el propio futbolista, mostrando más ímpetu y luchando por minutos. Si se rinde, no podrá formar parte del crecimiento del Espanyol bajo ningún concepto.

Compartir
Artículo anteriorUn lateral que compita con Aarón
Artículo siguientePresentado el acuerdo entre el Espanyol y Aramark

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 3 =