Hace bastante tiempo ya que mi ilusión, fervor, trempera a como ustedes prefieran adjetivarlo, por aquel R.C.D. Español que hace ya 76 años me supo enamorar, ha ido languideciendo ostensiblemente y sin poder hallar remedio posible a tan inusual problema de sentimientos. Aparte esa especie de “guerra interna” de nuestra tradicional y eternamente ejemplar familia blanquiazul, que se inició justamente en el adiós presidencial de don Manuel Meler, y que nunca decayó, a pesar de los dos éxitos coperos con Dani, ni tampoco al alcanzar con éste nuestro nuevo estadio de Cornellá/Prat, por lo que no hace necesario el recordar la larga serie de acontecimientos internos habidos en nuestro Club tras la “presidencia de paja pero bien retribuida” de Joan Collet. Por cierto, este ¿señor?, ahora, precisamente ahora, se atreve a difamar al gestor de “¿su Club de tota la vida”? en la emisora de radio que “tanto nos quiere”, no por su mala gestión para con nuestra masa social y la mala marcha del equipo, nooooo, si no por un cartelito publicitario para el Espanyol-Real Madrid que nos recordaba las dos coronitas de la realeza de ambas entidades, mayor inquina política imposible la de este separatista de cuna. “Espanyolistes com vostè, senyor Collet, son els que ens fan mès mal”. Cállese y olvídenos, por favor…

Me he desviado de donde quería llegar. Nunca jamás había llegado a mi actual momento de frustración perica, con tantas promociones y hasta descensos sufridos, pero es que en aquellas etapas, nuestro Club estaba en manos de PRESIDENTES AMATEURS, que eran españolistas de verdad, de corazón, que acostumbraban a echar mano de sus chequeras personales, para solventar los problemas financieros de su Club, que siempre han sido muchos; por eso jamás se ha guardado rencor alguno para todos ellos, como no se guardaba para con Dani, hasta que éste culminó la triste venta del Club al “pobretón millonario” que nos ha resultado ser el señor Chen Yansneng, que a más de no vivir el día a día del Club aquí, en casa, lo pone en manos de otro “presidente de paja pero muy bien retribuido” de clara ascendencia familiar culé nunca disimulada, que permitirá llegar al 31 de enero, sin fichar un auténtico crack, que pueda enderezar la marcha hacia el precipicio, por no “malgastar” esos 2´5 milloncejos que le autoriza la Liga y, hasta veremos la venta de alguno de nuestros mejores hombres para hacer “caja”.

Muchos quizá me digan, no comprender mi actual desazón, cuando por mi edad he visto tantas análogas situaciones de mi Español y también del ya no tan mío Espanyol, y de las que siempre nos hemos angustiosamente pero finalmente salido, como para que ahora lo vea tan negro y… ¿sin remedio? Yo, y quiera Dios que me equivoque, sí que lo veo negro negrísimo.


JUSTO CONDE ESTEVE

Historiador y periodista perico

Autor del libro Ni olvido ni perdono. De venta en nuestra tienda de LCD.

Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre