Eric Secanilla.- Pablo Ornaque, prohombre del RCD Espanyol que no merece presentaciones, es una figura activa en la historia reciente del espanyolismo y principal museista dedicado al mundo futbolístico y del deporte. Sus inacabables vivencias, su fiel sentimiento por la ‘Casa Perica’ y «su causa«, como él mismo reconoce, forman un cocktail demoledor cuando charlas con él.

                     Foto: Diario As

El exdirectivo del RCD Espanyol, y uno de los máximos propulsores de la sección de voleibol femenino, reconoce en una entrevista concedida a esta casa, la pérdida de identidad del club, el homenaje a la antigua sección de voleibol femenino, el proyecto de las nuevas secciones deportivas y la actual situación de los blanquiazules.

El destacado historiador afirma con rotundidad que «no hay nada peor que perder los símbolos de identidad que reconocen a un club tan histórico como el Espanyol«. Ornaque, que añora Sarrià y lamenta la mala gestión de aquella época y la hecha desde entonces, se reafirma en lo que siempre ha explicado: «Hay que recuperar el espíritu y los orígenes del club, sino estamos condenados a desaparecer. Eso de que somos un sentimiento lo dicen todos los clubes, son puras mentiras, por los sentimientos no se lucha. Yo si lucho es por una causa. El Espanyol es una causa que me transmitió mi familia y mi entorno».

Pablo Ornaque

Reconocimiento a Pablo Ornaque como uno de los directivos de la sección de Voleibol 

 

 

El padre de Pablo Ornaque, miembro destacado de la sección de Atletismo

Además, Pablo Ornaque no se olvida de uno de sus mayores logros: formar parte de la histórica sección de voleibol femenino del Espanyol. El pasado 28 de octubre se celebró un homenaje al respecto y el historiador lo cuenta de esta manera: «Fue un acto muy emotivo, una sorpresa monumental de las exjugadoras de la sección». 

«Y eso que yo no tenía ni idea de voleibol. Había ido 3 o 4 veces y Marta Galcerán       -capitana y una de las jugadoras más emblemáticas que ha hallado el voleibol español- me pidió que estuviera allí. Ella me motivó y engatusó y yo me comprometí a dar el 155% de mis posibilidades«, recuerda entusiasmado el museista acerca de su cargo como dirigente. 

Del retomado proyecto de las secciones deportivas prefiere dejarlo en petit comité: «Las secciones tienen muy poco público, al menos cuando yo estaba involucrado no teníamos muchos seguidores. A mí personalmente me costó una fortuna y lo tomé con 39  años, yo ‘solito’, frente al rechazo total de aquella directiva. Y eso que teníamos a un sponsor parcial y ayuda limitada del club, fundamental para alcanzar capítulos de gloria y triunfos«.

Al final el Espanyol es un club futbolero, y solo hay que ver como al RCDE Stadium cada vez acuden menos espectadores, aunque también hay que reconocer que los horarios no acompañan, pero son siempre excusas. El reto que se han marcado Arnau Baqué y la APMAE es dificilísimo, titánico. Y máxime si no encuentran apoyo económico del club y de aportaciones externas o sponsors. Por ello, son pocos los clubes que se deciden a crear oficialmente secciones», concluye Ornaque.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre