MARCA.- Ander Mirambell no falla. Otra cita de la Copa del Mundo, otro Top 20 y cada vez más de sus terceros Juegos Olímpicos. El piloto español acabó en el puesto 17 en el circuito alemán de Winterberg, donde sólo se celebró la primera manga al quedar la segunda suspendida por la nieve.

«Será la bajada más difícil de la temporada, la salida es crucial más aún si nieva», vaticinó el día antes de la competición. Acertó de pleno. La nieve marcó la competición. Cayó con fuerza y afectó, sobre todo, a los últimos en tomar la salida. Entre ellos, Mirambell que partió vigesimosegundo entre los 33 participantes en el circuito alemán.

Consciente de la importancia de la salida, Ander, con el respaldo de Bernat Buscá, su preparador físico, decidió cambiar el modo de agarrar el trineo. Tras tres pruebas de la Copa del Mundo, le rondaba por la cabeza que no estaba todo lo fino que debía en la salida. Las pruebas en pretemporada en la pista de tartán de atletismo no encontraban equivalencia cuando pisaba el hielo.

En Winterberg, Mirambell dejó de hacerlo con las dos manos, para empujarlo sólo con una. Un rotundo «vamos» al cruzar la meta tras su primera bajada dio muestras de su satisfacción. Entró con un tiempo de 57.78 (5.20 en la salida) y una velocidad de 125,6 km/h. Le valió para acabar en el puesto 17 y asegurar su presencia en la segunda manga donde no iban a estar ni el piloto ucraniano Heraskevych (que no sumó ningún punto al quedar más allá del puesto 30: el 31), ni el italiano Cecchini, ni el australiano Rhys Thornbury ni el chino Wenqiang Geng, ausente de la cita por problemas con el visado.

Ander Mirambell estuvo excelente en Winterberg.

«Me quedé sorprendido con el tiempo de salida. No esperaba un 5.20, el año pasado hice 5.24 pero con nieve nunca tuve un tiempo así. Con sólo dos bajadas cambiando de técnica de salida hacer este resultado me parece surrealista«, analiza Mirambell.

El piloto español quiso agradecer a Bernat Buscá su presencia en el circuito alemán. «Hay que consolidar esta salida de cara a los Juegos. En los últimos dos años todas las salida las he hecho con las dos manos, salvo unos test en San Cugat. Con las dos manos es más explosiva pero en hielo al salir con una mano puedo acelerar antes», reconoce Mirambell.

Luego complementó la salida con una gran bajada a nivel de pilotaje. Salvó el tránsito de la curva 0 a la 1 donde muchos pilotos tuvieron problemas. Se adaptó a la nieve de la pista que dificulta el manejo del trineo. «Tienes que corregir y ser muy sensible. En la curva 9 pillé nieve y salí despedido hacia la pared, salvo ese percance; fue una gran bajada, de las mejores«, analiza Mirambell.

Conocedor de que saldría de Winterberg con más puntos que sus rivales en la búsqueda del pasaporte olímpico, Mirambell esperó la segunda bajada. Tras varios retrasos por la intensa nevada que caía en el circuito, finalmente se suspendió y se validó como final la clasificación de la primera manga. «Es otro paso importante dado; estoy muy contento», comenta Mirambell. A falta de tres carreras para finalizar la clasificación olímpica, Mirambell ocupa la segunda posición entre los países que pueden aportar a un deportista a PyeongChang. Su próxima cita será el 15 de diciembre en Innsbruck, a la vez cita de la Copa del Mundo y Campeonato de Europa.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre