¿Mejor contra 11?

Tras ver los últimos 20 minutos del Sevilla-Español, me pregunté: ¿Habría sido mejor jugar ese tramo del partido contra 11 jugadores que no contra 10? Visto el discreto desempeño del equipo, mi primera respuesta fue: sí… pero luego recordé que contra 11 jugadores jamás le habríamos empatado al Real Betis (2-2), y eso que el gol de Cabrera llegó sobre la campana.

Ni una ocasión clara. Dominio, todo el que quieran, pero ni pizca de verticalidad. Esos 20 minutos transcurrieron en la zona de tres cuartos, en las inmediaciones del área sevillista, con balones de un lado a otro y de otro a uno, sin mordiente, sin ideas, a la espera de un montón de centros que, ésa es otra, jamás superaban al defensa que salía a tapar a nuestro “centrador” ocasional. Vamos a decirlo claro, el nuestro es uno de esos equipos no muy sobrados de recursos para los que supone un reto del carajo de la vela crear peligro en ataque estático, salvo que se trate de una jugada de estrategia, un saque de esquina o una falta que, oye tú, a veces entra. En definitiva, un aburrimiento supino, por no decir desesperación, y con la sensación de que ese dominio territorial no se traduciría en gol ni de chiripa. Para que la desesperación se trocara en frustración bastó una aproximación local mal defendida para sentenciar el partido con el segundo gol. Pocas cosas dan más coraje a un aficionado que ver a los suyos encajando un tanto con superioridad numérica a favor. 2-0 y cara de tonto.

Para mí tengo que todo ese vals, de aquí para allá y de allá para aquí, toquecito atrás y vuelta a empezar, nos lo podríamos haber ahorrado alineando a nuestro querido Melendo, que abusa en ocasiones de conducir el balón en horizontal, y exponiéndose de manera improductiva a una de esas pérdidas que te generan una peligrosa ocasión en contra, como sucedió el día del Alavés, que a punto estuvo de costarnos el empate en el descuento.

Concedo que las sensaciones que transmite el equipo en estas primeras jornadas son algo mejores que en la temporada del último descenso, no mucho más, pero algo se ha ganado en competitividad. Con todo, quedo a la espera de un artículo completito de don Carlos Acosta glosando la labor del equipo por líneas. Lo que sí sé, y no es necesario que nadie me lo diga, tras asistir al RCDE 1-Alavés 0, es que vamos a sudar tinta y a llorar cristales para ganar los partidos, lo mismo contra el Levante que contra el Cádiz o el Navalcarnero. Cada partido será un “vietnam” y no siempre expulsarán a un adversario. De hecho, mucho estamos tardando en que nos expulsen a uno de los nuestros.

PERICO DE LOS PALOTES

Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorRDT: «El equipo está muy bien y hay que ser ambiciosos»
Artículo siguienteAnder Mirambell explica su salida del Espanyol en LCD: «Estoy triste y dolido porque es mi familia, no me lo esperaba»

1 COMENTARIO

  1. Gracias por sus palabras don Javier. Me hace sonrojar.
    La próxima semana habrá artículo. Estoy esperando que pasemos este pequeño «Tourmalet» ya que transcurrido un quinto de campeonato nos hemos enfrentado a 4 equipos de champions.
    Me niego a reconocer que nuestro equipo sea el que vimos ante Alavés, sino que es el que vimos ante Villarreal.
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre