La broma de Gerad Piqué en la selección española ya ha llegado demasiado lejos,  va siendo hora de que alguien frene de un plumazo el cachondeo que está teniendo el individuo con el único combinado de fútbol que representa a todos los españoles. Visto ya, y comprobado que la consulta ilegal perpetrada el pasado domingo en Cataluña no buscaba que los catalanes decidieran, sino dividir y partir en dos a la sociedad catalana para un determinado bando político, hasta límites insospechados y peligrosos. Está claro que la minoría tumultuaria que participó en la pantomima no se siente española, ni quieren serlo, o cuando menos simpatizan con la idea de que Cataluña se separe del resto de España. Eso en el mejor de los casos, en el peor y más extendido simplemente la odian.

¿Y si Piqué no se siente español como  pude defender la zamarra roja? Decía ayer Julen Lopetegui, que para seleccionar un jugador no le preguntaba por sus ideas políticas… ¿De qué ideas políticas habla el seleccionador nacional? ¿Ser y sentirse español es una idea política? Obviamente no deben los responsables de seleccionar jugadores para defender a la patria española preguntarles por sus ideas políticas, o con quien se acuestan. ¿Pero les pueden preguntar si se sienten españoles? ¿Les pueden preguntar si sienten un mínimo de respeto por el pueblo que representan al enfundarse la camiseta del combinado nacional? Se puede defender España siendo de derechas o de izquierdas. Pero jamás sin sentir la camiseta.

Piqué con sus hechos y sus declaraciones incendiarias que ofenden sistemáticamente a la mayor parte de la sociedad española, ha demostrado que no siente a España. A mí no me vale el cuento de que lo da todo en el campo, solo faltaba con lo que cobra que encima se tocara los cojones… La selección no es un club cualquiera. Nos tiene que representar a todos los españoles, catalanes incluidos. Piqué ya no engaña a nadie, juega en la selección porque es un mercenario del fútbol y nada más. Por sus egoístas intereses personales, ya sea por dinero o por poder participar en competiciones en las que jamás habría podido competir sin lucir el escudo de España en el pecho.

Los argumentos se acaban y el jugador azulgrana ahora mismo está perjudicando gravemente la imagen de la selección española. Hasta tal punto, que muchos nos planteamos seriamente si sintonizar o no, en televisión el partido de la selección, mientras un mercenario futbolístico defienda nuestra zamarra. Al fin y al cabo, los pitos no los escuchará el personaje si salen del salón de casa. Las lágrimas de cocodrilo ya no convencen a nadie, ni al más culé de Cuenca…

El argumento de qué a Piqué le pitan por ser catalán es ridículo, en la selección han jugado decenas de jugadores catalanes, ahora mismo están Busquets, Jordi Alba o Sergi Roberto y no pasa absolutamente nada. Luego están los que lamentan escandalizados que al central le silban por decir lo que piensa… Está claro. Si viene una persona y se caga en tu madre pues igual le sueltas media torta por decir lo que piensa. Lógico y normal.

Por cierto, que fue un Guardia Civil de esos que abomina Piqué, el que retiró una pancarta de un aficionado durante un entrenamiento a puerta abierta de la selección que rezaba “Piqué eres vomitivo”. Paradójico, que el azulgrana se queje de falta de democracia y libertad de expresión. Podría haberle dicho a los que retiraron la pancarta que permitieran la libertad de expresión del aficionado que portaba la pancarta. Al fin y al cabo, llamar vomitivo a una persona con una cartulina no es tan grave como azuzar a las masas por Twitter para que acosen a los cuerpos de seguridad del Estado.

Robert Hernando

 

Compartir
Artículo anteriorEl Espanyol intentará convencer a Pau López para que renueve
Artículo siguientePau López: “Soy feliz aquí, veremos que pasa”

3 Comentarios

  1. nada que añadir… el artículo sobre piqué es redondo… añadiría en todo caso que piqué está en campaña… o sea, todo esto lo hace porque presume que a la vuelta de unos años, de cara a su parroquia, le servirá un día para ser elegido presidente del farça, quicir, del barça…

  2. Articulo correcto y acertado. Hace años vengo diciendo que una vez que Mouriño se fue del RM, el Sr. Gerard Piqué pasó a ser el nuevo bufón del reino. Es lo que le va a él y a la prensa deportiva de tabloides.
    Se piensa que ha hecho una jugada maestra pero es de principiante de ajedrez. Necesita que le “expulsen de la seleccion” para alimentar el sentido de que le consideren victima y preso político por sus ideas. Pienso que no sólo persigue la presidencia del FCB sino que va más allá y ansía la presidencia de la generalitat ahora que las caras más visibles de los encantadores de serpientes y prometedores de paraísos que no existen quedarán inhabilitados para ocupar cargos políticos.

  3. Sí, pero quizás los jugadores que se sienten orgullosos de ir a las selecciones, como dice Robert, que no es una opción política sino un sentimiento, deberían plantarse y decir basta a todas estas ratas que se cuelan en nuestras selecciones. Individuos como Ricky Rubio, Gasol, casi todos los de los equipos de hockey…. deberían ver el rechazo del resto de jugadores, simplemente valorar lo que es defender a tú país. Pero claro es que Lopetegui, el jefe de esto es más de lo mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 5 =