El confinamiento domiciliario por el coronavirus obliga a que los jugadores del Espanyol tengan que intentar mantener la forma durante estas semanas alejados de los entrenamientos habituales en la Ciutat Esportiva Dani Jarque o en el RCDE Stadium. Por eso, el staff técnico ha enviado al primer equipo el plan de trabajo que realizarán a lo largo de esta semana. Se trata de una modalidad de entrenamiento diseñado de forma individual para cada uno de los jugadores.

En total, casi dos horas diarias de actividad física que pretende mantener en los mejores niveles posibles aspectos tan relevantes como la fuerza, la resistencia o la flexibilidad, sin necesidad de salir de su domicilio.

Desde ahora, y en espera de ver cómo evoluciona la situación alrededor del COVID-19, los jugadores seguirán unas pautas de ejercicios y  de trabajo preventivo mediante microciclos semanales, similares a los que se usan habitualmente durante la competición.

Además de estas pautas, la plantilla blanquiazul y el staff técnico también han recibido recomendaciones alimentarias para fortalecer el sistema inmunológico, con un listado de ejemplos y de alimentos saludables como los vegetales, las verduras, crudas y cocinadas, las proteínas de origen animal, preferentemente pescados como salmón, atún o sardinas, además de mantener siempre un buen estado de hidratación.

Por último, desde los servicios médicos del club también se ha insistido de forma reiterada en seguir las recomendaciones sanitarias impuestas con el confinamiento domiciliario y mantener unos elevados hábitos de higiene como lavarse habitualmente las manos con agua y jabón, ser extremadamente cuidadosos con los estornudos o la tos y usar siempre pañuelos desechables.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre