Mucho se ha dicho y escrito de lo acontecido en Montilivi. Y no doy crédito a todo lo que está ocurriendo. Ya son demasiados años en que los españolistas tenemos que pedir perdón por haber nacido y continuamos cayendo en la trampa. Al Sr. Calzón se le calentó la boca. Un partido estresante, una situación de acoso y una metedura de pata. No hay excusa para objetar un insulto de tan mal gusto -mejor ahorrarse reproducirlo- pero la respuesta del propio insultador es intachable: disculparse ante el agraviado y la opinión pública.

Y no es que tengamos que escondernos de nada pero “manda huevos” que una acción tan particular que quedó entre dos docenas de idiotas –insisto en que la expresión es  lamentable sin paliativos- se haya hecho pública por el mismo Club. Es que los hay que se levantan tontos y les dura todo el día.


Lanzado el insulto la secuencia de los hechos es disculparse, arrastrarse por el fango ¡5 días! e incluso –sería bueno- sufrir una sanción interna de la empresa porque a los profesionales se les debe exigir toda pulcritud y ejemplaridad. Y tema zanjado. Más de los que sucede habitualmente en circunstancias similares.

Es de torticeros tratar al Espanyol de racista cuando somos un Club que tiene como estrella a Wu Lei y a su Presidente Chen; y vitorea como leyendas a jugadores de color. Cuando este humilde medio integra con toda la alegría del mundo a chavales asiáticos para hacer un Espanyol más universal.

¿Pero de qué se desgarran las vestiduras toda esa gente que al mismo tiempo soslayan que el máximo representante de Cataluña tiene en su haber 440 artículos que se denuncian como xenófobos? ¿440 calentones en modo publirreportaje y ahí sigue tan risueño alentado por los sátrapas del “tot es conyeta”?

¿Pero de qué estamos hablando cuando el propio Girona no ha dicho ni esta boca es mía sobre el comportamiento sucio de algunos de sus socios?

¿Pero de que estamos hablando cuando altos dirigentes culés se las han visto tiesas con la Justicia y se excusan en no sabemos qué mano negra?

A todos aquellos que sólo quieren hacernos daño les decimos que el Sr. Calzón se ha ganado el derecho a estar otros 40 años en nuestro Club porque su reacción posterior nos enaltece y representa. Y si alguien piensa que debe “bajarse del autobús” que sea sólo y nuevamente en Montilivi.

Tomás Guasch Llovensà

Soci 4.706 i Accionista.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre