La pregunta no tiene respuesta, no hay lógica ni retórica posible que responda a por qué uno es de un equipo de futbol  determinado y menos si el equipo te da más disgustos que alegrías.

El ser humano es presuntamente racional para mí que somos más irracionales de lo que nos creemos, en todo caso tenemos una parte irracional y en general la más divertida. El fútbol se ubica ahí desde su raíz, la mayor parte de jugadores juegan solo por dinero, la mayor parte de entrenadores cambian de colores, como nosotros los abogados cambiamos de planteamiento según quien sea nuestro cliente. Pero una cosa es verdad a lo largo de la vida hay quien cambia de marido o de mujer, de ideas políticas, quien pasa de una acera a otra saliendo del armario, se cambia de muchas cosas decisivas durante la vida pero no de esa expresión irracional que es el sentimiento por unos colores futbolísticos.

Sentimiento tan irracional, tan pasional, tan ciego que reta al propio sentido de la vista, cuando vemos o no falta o penalti según si el que lo comete es o no jugador de nuestro equipo.


Por eso para el futbolero o hay sentimiento o todo carece de sentido. El mercantilizado mundo de hoy nos ha llevado al predominio del dinero en el ámbito futbolístico, pero eso para quien siente los colores está supeditado al sentimiento. Preferimos seguir siendo de los nuestros en segunda B, que campeones de la Champions con otro equipo.

Y el Español es eso, un milagro irracional de supervivencia en el que el sentimiento se impone a toda lógica.

Seamos sinceros hay menos distancia entre Betis y Sevilla,  Real y Atlético de Madrid, que entre el rival y nosotros, unos porque no ganan nada, otros porque ganan cosas a veces y compiten contra quienes ganan mucho, nosotros mantenemos nuestro orgullo frente a unos que han ganado muchas cosas pero a los que con irracional pasión miramos por encima del hombro.

Soy del Español, en un siglo y pico pocas alegrías nos hemos llevado, dos finales europeas que perdimos por penaltis, cuatro copas del rey,  pero no hay culé que nos tosa.

Y eso ¿Cómo se argumenta? No se argumenta, se siente, se vive y se expresa. Con educación se le mira al rival y se le recuerda que nosotros sí somos catalanes de origen, que nuestro inicio es universitario en Barcelona, que llevamos nuestro nombre porque es el que nos gusta llevar, y que sentir la vida en blanquiazul, es decir los colores del Almirante Roger de Lluria, es algo que está por encima de las victorias o las derrotas y que da igual que nuestro presidente haya nacido a miles de kilómetros de distancia, venda berberechos o fuese presidente de una tabaquera como antaño, que todo eso es tan coyuntural como el nombre de los jugadores salvo honrosas excepciones.

Somos pericos y eso es lo que nos identifica futbolísticamente frente al mundo y nuestros hijos cuando en el colegio se encuentran con otro perico sienten un algo especial porque son minoría, porque reconocen que Messi es muy bueno como reconocemos que el Taj Mahal es bonito, pero no nos genera sentimiento alguno, que vemos los goles de Cristiano como quien ve las Cataratas del Niágara, vale, precioso pero no nos dice nada.

Ser del Español no se explica, no se comprende, no se racionaliza, se siente y se siente con orgullo. Para ganar ya hay otros, para obras de arte que vayan a otros campos o al Museo del Prado, por mi parte ¿qué quieren que les diga? Pues eso, ORGULLOSO DE SER PERICO, ORGULLOSO DE SER ESPAÑOL.

JOSÉ MARÍA FUSTER-FABRA 

Abogado perico.

 

Comentarios

Comentarios

6 COMENTARIOS

  1. Más acertado imposible.
    Somos así y que lo seamos siempre. No solos una secta sino un sentimiento que nos une a todos.
    Ahora con Mr. Chen llegará un momento en que se nos respetará, pero jamás caeremos en la prepotencia ni en elnsectarismo de otros.

  2. Bravo. Pero como en el artículo de Tomas Guasch, también has hecho referencia a los colores del insigne almirante Roger, nacido en Lauria, península de Italia, en aquel momento perteneciente al Reino de Aragón, y por un extraño concepto asimétrico de no traducción de nombres propios, a la ciudad de Lauria se le llama Lluria.

  3. MARIBEL

    Si señor Fuster-Fabra, bravo, bravo y bravo. Su articulo expresa con palabras muy acertadas y justas lo que sentimos los pericos.
    Que perdemos finales de UEFA? pues lloramos, pasamos unos dias muy tristes, aguantando todo lo que nos llueve de los “los otros” pero siempre orgullosos de ser del Espanyol, y siempre nos levantamos, y cuando vamos a Segunda que? pues llenamos Sarria apoyando a los nuestros .Tambien al lado de nuestro Espanyol cuando gtanamos copas del Rey en Valencia, Madrid …………que dias tan y tan felices !!!!!!!! Y asi, transmitiendo el amor y la pasión por nuestros colores a hijos y nietos. Yo con 69 años esperando poder ver y GANAR acompañada de los mios una final de Uefa Europa League. A ver si a no mucho tardar veo cumplida mi ilusión y sino da igual nosotros todos los dias de partido a nuestro precioso estadio a animar a nuestro equipo. Visca L ´Espanyol.

  4. Que alegría, en algún momento pensé que ya solo quedaba yo luchando contra la chusma, pero ahora veo que quedan otros pericos que sienten al Español como yo, no sé cuantos somos, pero aquí estamos dando la cara.
    Pericos sin complejos, yo cuando llegué a un trabajo nuevo y me encontré que de doce , 4 somos pericos y uno del Madrid , me puse loco de contento, me emocioné, pero me duró muy poco la ilusión, dos me advirtieron que no hablara ni ofendiera a los culés que estaban tristes porqué pensaban que no iban a remontar, que no hablara que había buena convivencia pero no podíamos hablar demás ni demostrar simpatía por psg porque no era nuestra guerra, luego otro se apuró sin preguntarle a decir: soy perico ,pero no del Madrid ,en tomo graciosillo,queriendo quedar simpático ante la culerada, pensé, estos pericos ya tienen hijos culés o piensan que no están orgullosos como yo de ser del Español, perico y anticulé, han resistido generaciones pero la propaganda se está llevando nuestro futuro, hay que hacer ruido, como ice
    Tomás en su artículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre