El primer equipo femenino del Espanyol ha tenido la victoria en sus manos, pero finalmente no pudo evitar el empate ante el Real Betis. Las de Salvador Jaspe volvieron a ofrecer una buena predisposición en los minutos iniciales, gozando de ocasiones, pero un gol a la media hora volvió a hacer aparecer los fantasmas de este inicio de curso. En una reanudación fulgurante, las blanquiazules lograron darle la vuelta al partido en el tramo final, pero las béticas empataron en la jugada siguiente tirando por tierra todo el esfuerzo de las pericas.

Con las revoluciones al máximo empezaron los dos equipos el enfrentamiento, una intensidad que también se vivió en las gradas de la Dani Jarque por parte de las dos aficiones que no pararon de animar. En un inicio sin control, las pericas advirtieron a las andaluzas con dos claras ocasiones para abrir la lata. Primero un disparo de falta de Torrodà que salió por encima del travesaño y, acto seguido, de las botas de Julve salió una rosca que hizo volar Gerard cuando llevaba escrito el camino de la escuadra.

Mimi tampoco se quedó corta en la otra área cuando desvió arrojándose al suelo un mano a mano con Priscila. Desgraciadamente, en la segunda ya no hubo milagro y llegó el 0-1. Un pase filtrado entre la defensa perica la aprovechó Piemonte para abrir la lata. El empate hubiera podido llegar en un disparo envenenado de Yiyi, pero el larguero lo evitó. El gol afectó a las pericas que vieron como las andaluzas ganaban terreno, aunque sin crear excesivo peligro.

Las blanquiazules han dejado escapar la primera victoria de la temporada.

El míster perico movió el banquillo en el descanso y, toda la poca fortuna del primer tiempo, la tuvo el equipo de Jaspe a los cuarenta segundos de la reanudación. Una combinación entre Baudet y Ayaka la concluyó Szymanowski enviando el balón al fondo de la propia portería. Desgraciadamente, el juego se enfrió, sin continuidad y es que el partido se tuvo que interrumpir muchos minutos por la lesión de Mimi, lo que provocó el debut de Janet en la portería del primer equipo. Una nueva combinación Baudet-Ayaka volvió a dar frutos, pero el disparo de la japonesa lo detuvo la portera rival. Cuando parecía que la suerte por fin sonreiría a las pericas con el gol de Débora tras una buena asistencia de Eli para hacer el 2-1 a diez minutos para el final, llegó Bea Parra para poner el empate en la jugada inmediata en forma de jarra de agua fría.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre