¡Ey! No te preocupes amiga.

Sé que no estás en tu mejor momento.

Sé que la vida, te ha dado un gran revés.

Sé que las estas pasando putas.

Y no te he visto, pero sé que, en tu casa a solas, te hinchas de llorar.

Sé que te haces mil preguntas, «¿por qué a mí?», “¿qué he hecho yo para…?»

Tranquila, no has hecho nada, ni te lo mereces, pero la vida es así de perra.

Nos pone al límite, nos hace creer que puede con nosotros, nos hace caer, y pensar que no podremos levantarnos, pero de repente, cuando peor estamos, algo nos invade el cuerpo y la mente, -una fuerza que no se bien de donde sale-, algunos dicen que son fuerzas de flaqueza, puede ser, solo sé que aparece y nos hace levantarnos y tirar para adelante.

Y tú tienes esa fuerza y más. Porque tienes la mía, y la de todos los que tenemos el placer de haber podido conocer tu historia. Y estamos dándote fuerza y esperanza para seguir adelante.

Además, amiga, tú no eres débil, ni puedes rendirte jamás, porque tú eres perica. Y los pericos, no nos rendimos nunca. Por mal que estemos. Aunque haya días que queremos abandonar y tirar la toalla, siempre terminamos resurgiendo y lo hacemos mucho más fuertes que antes.

Así que tú sigue, que nosotros te cogemos si te caes y tiraremos de ti cuando no tengas fuerza. No te sientas sola, pues no lo estás.

Te mando un abrazo y nos vemos por Cornellà animando al mágico.

Lorena Mostajo

Escritora perica


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre