Ahora que el Espanyol parece que ha alcanzado la velocidad de crucero necesaria para no pasar demasiados apuros a la hora de volver el lugar que jamás debió de abandonar la temporada pasada, estamos todos más tranquilos y sosegados en el aspecto deportivo.

El otro día un servidor de ustedes explicaba en una entrevista que me hizo el gran perico Jordi Sabaté Pons en su famoso canal de YouTube que deseo que este descenso del Espanyol  pase como si fuese el último capítulo de Los Serrano, en el que toda la pesadilla vivida fue un simple sueño del gran Resines. Y es que, la vida si algo nos ha enseñado a todos en global en los últimos tiempos es que en un año pueden pasar tantas cosas como ninguna. Y los que contamos años por temporadas de competición sabemos mejor de lo que hablamos y sentimos en este aspecto para algunos tan trivial y, sin embargo, para nosotros tan substancial en nuestro devenir diario habitual. El Espanyol forma parte primaria de nuestra de nuestra vida porque es nuestro sentido de pertenencia más arraigado.

El año pasado, justo diez antes de que se decretara el Estado de Alarma provocada por la pandemia que ya por desgracia todos conocemos y  hemos sufrido, estaba prevista la presentación en público de mi primera novela Gladius. El maestro de ceremonias iba a ser mi admirado Tomás Guasch y, yo como es normal, estaba como un niño chico con zapatos nuevos.

Me hacía tremenda ilusión después de tanto tiempo con la historia rondando por mi mente, haberla escrito, lograr publicarla, ahora tocaba disfrutarla. Pero, la presentación se suspendió, obvio, y también la diada de Sant Jordi en la que pensaba firmar libros unas horas en Las Ramblas. Sin embargo, Gladius siguió su camino, gracias a las redes sociales y, por supuesto, a todos los amigos que me siguen y me aprecian la novela fue creciendo y el boca a boca la ha llevado a tener un éxito que yo jamás habría ni soñado.  ¡Tanto que hasta  Seth Michaels un productor estadunidense se ha interesado por la historia!

Entretanto, a finales de octubre llegó el diagnostico de mi cáncer, el Mieloma Múltiple contra el que llevo meses luchando sin cuartel y que a finales de mayo me llevara a un ingreso aislado hospitalario de alrededor de un mes para realizarme un trasplante de médula. Que tal vez no sea el único, puesto que los médicos ya me han dejado entrever que según como quede, igual sea necesario un segundo más adelante… Veremos.

Entonces, decidí que era el momento de terminar lo que ha sido mi segunda novela Grial Montserrat que ya tenía prácticamente acabada, y la lancé antes de lo previsto. Lo que tengas que hacer hazlo ya y no esperes. Tenía ganas de verla en la calle y más que pasara su particular Sant Jordi, más cuando entre mayo y junio no voy a poder atenderla como es debido.

No sin olvidarme de la segunda parte de Gladius que tanto me han pedido los lectores hasta ruborizarme y que ya está en plena ebullición. Aunque, a decir verdad hay días que con los achaques del tratamiento y  demás, me cuesta bastante ponerme, pero hay otros en los que me viene la inspiración y disfruto como un niño pequeño inventando historias jamás contadas sobre Aitor y sus andanzas en el Circo Máximo que vendrán fuertes.

Fuera como fuera, el caso es que se acerca de nuevo Sant Jordi, uno de los días más preciosos del año en Cataluña. Libros, rosas ¿puede haber una combinación más perfecta? Tal vez añadiendo una pistola a un lado, ese glamour lo permito. La leyenda de la doncella salvada por el caballero de las garras del temible dragón. Y, este año tampoco podré firmar ejemplares de mis novelas en público, está por ver que se va a hacer, pero habrá firmas seguro y yo que me alegro. Sin embargo, los médicos con mi situación de salud y el estado de pandemia que todavía sufrimos me aconsejan que no me exponga a aglomeraciones con demasiada gente alrededor. Será mejor dejarlo para otro año. Otro más. ¿Quién me ha robado el 23 de abril?

Robert Hernando

Escritor perico – Ex – consejero del RCD Espanyol

YA PUEDES CONSEGUIR GRIAL MONTSERRAT, LA NUEVA NOVELA DE ROBERT HERNANDO FIRMADA  Y DEDICADA PARA TI, EN ESTE ENLACE: https://editorialcirculorojo.com/grial-montserrat/


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorVicente Moreno: «Es mejor centrarse y no hacer cábalas»
Artículo siguienteEl Zaragoza gana al Almería (2-1) y acerca el ascenso al Espanyol

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre