Ramón Rius fue presidente de la Federación Catalana de Peñas del Espanyol entre el 2005 y el 2008. También dirigió la asociación de pequeños y medianos accionistas (APMAE) y sigue al frente la embajada blanquiazul ‘Perico Ferroviari’. Rius ha concedido una entrevista a El Periódico en la que analiza exhaustivamente la crisis social que azota al club y la gestión de la entidad al respecto.

Por interés de todo el espanyolismo, reproducimos la entrevista de El Periódico a Ramón Rius.

-Las últimas cifras de socios reflejan un descenso preocupante. ¿Cómo valora el momento social del Espanyol? Lo veo muy mal. Hemos perdido casi 4.000 socios y parece que no ha pasado nada. El inmovilismo del club es nefasto. El viernes pasado fuimos 15.000 pericos al estadio. Era un día en época festiva, había posibilidad de tener más niños y la cifra fue pobre. El club no se mueve. Hay menos socios y muchos se han pasado al carnet de fans. Conozco gente con más de 20 años de antigüedad que no ha renovado. Es lamentable.


-¿Cuáles son las razones del declive? Hay varias. La primera siempre es el balón. El fútbol mueve todo. Si el equipo no gana partidos, no ilusiona y no llega a Europa todo es más difícil. Solo se fichó a un jugador destacado: Borja Iglesias. Y suerte que nos ha salido bueno. El perico quiere gente ilusionante, con cara y ojos. Perdimos a Gerard Moreno, que era un símbolo para los niños. Ya no tenemos referentes con los que te identifiques, como Solsona o Tamudo. No hay líderes. A Melendo aún le falta mucha sopa y David López no es suficiente. Con Rubi sí estoy contento. Es perico y gran entrenador.

-Usted siempre fue muy crítico con la subida de los abonos de la entidad. Evidentemente. El señor Guasch se cree que esto es el Liceo y es un equipo de fútbol con sentimientos. Se le avisó en una asamblea de que podía pasar este desastre. Yo estaba allí y no hizo caso a nadie. Acepto que puede tener razón en su idea de la sectorización, pero está mal planteada. Parece no saber que la Liga multa a los clubs que ofrezcan sensación de vacío en sus estadios. Hay que ubicar al público en las zonas más barridas por las cámaras. La gente se cambia de sitio y se ven huecos extraños. Ahora hay más afición en la corona de arriba porque es más barato y desde Cornellà se ve bien el fútbol desde todas las partes.

-¿Tanto ha afectado la subida de los precios en el derrumbe de socios? El aumento supera los 50 euros de promedio. Depende mucho de la zona del estadio, pero lo más sangrante está en los pensionistas, que les puede subir hasta 100 y, sobre todo, en los niños. El carnet infantil ha subido una barbaridad. Parece que los críos les importan muy poco, además de ser los más perjudicados por los horarios. El Espanyol morirá si no llega a los niños. Nosotros no ganamos títulos para atraer a los más pequeños. Hay que fomentar esa base. Yo no les cobraría hasta los 6 años.

-¿Cómo han respondido las peñas y las entidades a esta problemática? Las peñas están muertas. No hay gente joven que coja el relevo y regenere. Por ejemplo, el salto de precio del carnet al pasar de joven a adulto es una castaña tremenda. Yo recuerdo mi época de presidente de la federación cuando fuimos a la final de Copa al Bernabéu, a Glasgow… También es verdad que estuvimos a punto de bajar cuando nos salvó Coro. Movíamos muchísima gente. Había socios de peñas por todos lados. Los horarios también son un problema para organizarse bien. Envidio a los ingleses, que tienen el calendario completo a inicios de temporada.

-El expresidente Collet hablaba también de un problema político. Collet tiene sus ideas. Mi opinión es que se debe hacer un examen de conciencia. Siempre ha existido esto, pero en el contexto actual hace más daño. En Sarrià había banderas de España a montones en el gol sur de las Brigadas. Hoy se le da más importancia. Veo exagerado que se sienta miedo, pero hay grupos en ambos extremos que lo ven todo mal. ¿Cuántos socios se habrán dado de baja por esto? ¿500? ¿600? ¿800? No creo que más. Hay que apartar definitivamente el tema político y las banderas. Entre unos y otros se acaban dando hostias. En el Barça también hay gente de extrema derecha y han tenido dirigentes del PP, pero no divulgan tanto su afinidad.

-¿Qué mejoras propondría usted para recuperar el terreno perdido? Hay que fidelizar a los socios con más partidos, invitarlos a los palcos, que están vacíos. Hay que premiar a las familias y a los pericos que puedan atraer a más socios, repartir entradas en las peñas… Lo que es penoso es lo que ocurrió el día del Girona, con más hinchas de ellos o del Barça que del Espanyol. O contra el Betis. En cada gol andaluz se levantaba más de medio estadio. Parecía el Villamarín. Contra el Madrid pasará igual. Ese efecto es horrible. En las redes sociales la gente se pavonea de recibir entradas y venir a nuestro estadio. Yo ante el Barça no invito a ningún culé por muy amigo que sea.

-¿Cómo valora la gestión de Chen Yansheng? ¿Cree que venderá el club? No me gusta Chen. Es culpable del desastre social. Al principio parecía que iba a ser la panacea y nos convertiríamos en un Chelsea. Chen es el chino pobre. Vendió por 20 millones a Gerard y compramos a Borja por 10. El resto es para sus empresas. Quiere que venga un inversor pero no le ofrece ni una vicepresidencia. Yo vendí mis acciones y me quedé solo con 14 de forma simbólica. El Espanyol no es Rastar Group, es un club de fútbol con mucha historia que se mueve por sentimientos. Si nos vende seguiremos luchando como hicimos siempre.

Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

  1. Tenemos dos problemas que arrastramos desde tiempos inmemoriales:
    – falta de identidad. El nombre nos ha hecho algo de daño. Las cosas como son.
    – falta de directivos con talento. Estoy de acuerdo en buena parte de las medidas que propones. Y con otras opiniones vertidas en la Contra de otros pericos. Hay que cuidar a las famílias, al socio en general. Tenemos un buen campo, pero no lo aprovechamos.
    Del Girona, o del Betis: deberíamos estar contentos que nos llenaran las gradas (y compraran entradas). El problema no son ellos sino nosotros, que no somos capaces de llenarlas por nuestra cuenta.
    El chino nos ha salido rana. Què hi farem!

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre