Ayer, 12 de abril de 2018, se cumplieron 12 años (12 de abril de 2006) de la conquista del último título conseguido por parte de nuestro equipo. La cuarta Copa del Rey entraba a formar parte de nuestras vitrinas. La década del 2000 fue gloriosa para nuestro equipo con la obtención de 2 Copas del Rey (2000 y 2006) y la obtención del subcampeonato de la Uefa (2007).

Coincidiendo con en el aniversario de nuestro último título me gustaría trasladar unas breves reflexiones (desde la entrada de Mr. Chen) para que el socio espanyolista las pueda valorar.

Para empezar me gustaría recordar sus primeras palabras, un ya lejano 23 de enero de 2016: Espero que el Espanyol esté en Champions y saneado en menos de 3 años”.


Transcurridos 3 años de la gestión “Chen” este es el resultado:

Año 2016: 14º en la clasificación de la Liga. Copa del Rey, eliminados en octavos.

Año 2017: 8º en la clasificación de la Liga. Copa del Rey, eliminados en la primera ronda (Alcorconazo).

Año 2018: Actualmente 15º en la clasificación de la Liga. Copa del Rey, eliminados en cuartos de final.

Según publican los medios la inversión llevada a cabo por Chen rondaría los 150 millones de Euros. Esta inversión permitió resolver nuestros problemas con los 4 principales acreedores (Hacienda, Seguridad Social, Entidades Bancarias y la UTE para la construcción del estadio).

El club realmente no se ha saneado, lo que ha habido es un cambio de cromos en el acreedor(es). En este caso el nuevo acreedor es Rastar Group (el holding que engloba todas las participaciones empresariales de Chen). Según nuevas informaciones el año que viene nuestro equipo sufrirá un recorte presupuestario de entre 10 y 12 millones de Euros. Hay que recordar que nuestro último presupuesto es de 78 millones de Euros (11º de la primera división), pudiendo pasar a la posición 13º en materia presupuestaria con esta reducción, con los riesgos que eso conlleva.

Toda la inversión (o la mayor parte) de Chen se ha vehiculado a través de un préstamo participativo, es decir ha prestado dinero a nuestro club teniendo como garantía “los derechos federativos y económicos” sobre los jugadores. La deuda que el club ostenta frente a Rastar Group supera los 70 millones de euros. ¿Cuál es problema? Pues que el año que viene (2019) empiezan los primeros vencimientos de peso (34 millones de euros), es decir que hay que empezar a devolver la inversión. De ahí la reducción presupuestaria que se ha anunciado y la más que segura venta de jugadores franquícia.

Hay pronunciamientos que pasan desapercibidos pero que tienen más interés del que realmente parecen. Con ello me refiero al pronunciamiento que también hizo por aquél entonces Mr. Chen: “con la inversión de Rastar empieza la internacionalización de la compañía y del Espanyol”.

Estas declaraciones son muy significativas, pone por encima (por motivos más que evidentes) el interés de su compañía antes que el interés del club. Es normal, tiene una visión puramente empresarial, económica, el RCD Espanyol le está sirviendo de trampolín a la internacionalización de su(s) empresa(s). Busca el rédito económico a su inversión.

Es lícito y más que legítimo (dejando por un momento aparte la visión romántica de este deporte) que tenga este fin pero, ¿a qué precio para el socio?

Llevamos 3 temporadas horrorosas, de aburrimiento supino, de hecho esta temporada nos deberían devolver la mitad del abono dado que el mes de marzo se acabó la temporada para nosotros. No hemos sabido configurar una plantilla que asiente las bases de un futuro ni a medio plazo, nuestro entrenador ha sufrido la visión “accionarial” del propietario, que solo mira su interés personal en lo que a recuperación de inversión se refiere.

No tenemos un liderazgo dado que el presidente está ausente, nuestra directiva está formada por familiares y por seguidores de otro club, la gerencia se ha encomendado recientemente a un seguidor de otro club que ha reconocido que no le gusta el fútbol. Este año tenemos el peor registro de asistencia al estadio y los horarios son la antítesis para el disfrute del buen aficionado. El número de socios baja año tras año y tras esta nefasta temporada, sumado el descenso de inversión, el número de bajas será imparable.

Tras 3 años, ni estamos en Champions, ni estamos realmente saneados pero lo peor es que no tenemos un proyecto deportivo claro y sobre todo, un liderazgo que defienda los intereses del españolismo (y no de Rastar Group) ante todas las instancias y operadores económicos que intervienen hoy en día en nuestro amado deporte.

El año pasado perdimos (en silencio) la sexta posición en la “clasificación histórica” de la Liga, y que atesorábamos desde hace muchísimos años. Muy significativo.

El proyecto Chen es silencioso pero también peligroso. Si la masa social espanyolista se caracteriza por algo es por su fuerte personalidad, por su pasión, por su fidelidad y sobre todo por su perseverancia, ante este escenario mi pregunta es simplemente una, ¿vamos a hacer algo al respecto?

Joan Contijoch Costa

Abogado

Socio 4.856 RCDE

 

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre