Roberto pondrá rumbo a la Costa del Sol en las próximas horas. Su fichaje por el Málaga era inminente, sólo faltaba acordar los últimos flecos de su traspaso y que Kameni acelerara su salida rumbo a Turquía. Todo hacía indicar que el meta madrileño llegaría, vía traspaso, al conjunto blanquiazul por una cantidad cercana a los dos millones de euros. Sin embargo, según anuncian ahora medios malagueños, Roberto pondrá rumbo al club boquerón cedido con una opción de compra obligatoria de dos millones de euros. Es decir, un traspaso camuflado este curso para regatear al temido tope salarial con el que también se está topando el Espanyol.

El portero, que pasó reconocimiento médico hace varias semanas, ya habría firmado su nuevo contrato con el club de la Costa del Sol desde hace días, y sólo faltaba acordar los términos del traspaso. Los clubes están de acuerdo y a Roberto se le espera durante el día de hoy en Málaga para que incluso mañana miércoles pueda estar a las órdenes de Míchel en el arranque del trabajo. Además, con la marcha de Kameni y también sin el anuncio oficial de la llegada de Andrés Prieto, la primera plantilla malacitana está ahora mismo huérfana de porteros con los que competir.

Recordemos que el Espanyol quería recuperar la inversión que desembolsó por el meta madrileño hace tan sólo un verano, de aproximadamente 3 millones de euros que se abonaron al Olympicos griego. Hay que recordar, también, que Roberto es una petición expresa del entrenador del conjunto boquerón, Míchel, el cual ya dirigió al todavía portero perico en Grecia.

Malestar con la actitud de Roberto en el Espanyol

Como ya publicamos en su día en LCD, desde el club hay un gran malestar con la actitud del jugador.  La relación entre Quique y Roberto se ha deteriorado considerablemente en el último tramo de competición. Recordamos que el entrenador fichó a Roberto para el Benfica y lo tuvo a sus órdenes en el Atlético de Madrid. Parece ser que las últimas acciones del guardameta no han sentado nada bien ni a Quique Sánchez Flores ni a Jordi Lardín. Las numerosas ausencias en algunos entrenamientos y sobretodo la actitud dentro del vestuario han terminado por enfriar la relación entre el portero y algunos compañeros.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre